Hay asuntos que no son tan fáciles de resolver como aparentan. Tomemos, por ejemplo, un tema misterioso como las visiones que dicen tener algunas personas. Que el resto no tengamos la misma percepción, ¿significa que no existen? ¿y si ellas fueran las que tienen razón y no nosotros? Sobre ello versa, en parte, el nuevo trabajo de Los Detectives, la compañía femenina formada por Mariona Naudin, María García Vera y Marina Colomina, que recibe el título de Pienso casa, digo silla y que podrá verse desde hoy y solo hasta el próximo domingo en el Antic Teatre.

Este montaje experimental pretende explorar el mundo de la mística medieval a través de los textos de una mujer avanzada a su época, Hildegarde von Bingen (aunque no se la cita en ningún momento). Esta mujer fue una religiosa, escritora, compositora, científica y médica y está considerada como la pionera de la historia natural. Una figura con una trayectoria tan apasionante como poco conocida que vale la pena descubrir.

Del desconcierto a la diversión

Volvamos al espectáculo en sí que se abre con un escenario en el que destaca un incensario colgado del techo y tres cubos de diferentes formas en el suelo mientras suena una música coral antigua. Las tres artistas nos dan la bienvenida y depositan uno de los cubos en la cabeza de una de ellas lo que le impide la visibilidad mientras va dando golpes al aire con un taco de billar. Se tumban en el suelo y se cubren con una sábana hasta que una de ellas se la lleva y las otras quedan al descubierto. Es el tramo más desconcertante del montaje.

Una de ellas acoge a las otras dos y recita uno de los textos referentes a las visiones femeninas para pasar a uno de los momentos más divertidos en el que se pone fin a la seriedad y la trascendencia para pasar a disertar sobre un bote de laca y a dirigirse directamente al público (“están ahí porque esperan que pase algo”). A continuación siguen en ese tono desenfadado para solicitar la colaboración de un espectador al que se presentan como sus esclavas y se muestran dispuestas a hacer lo que desee (en el fondo, una irónica referencia a la clásica sumisión femenina) mediante una técnica un tanto especial.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Una canción y tres monólogos

Una guitarra les sirve para crear una canción bastante absurda mientras juegan con los tonos más agudos y graves y seguir mostrándonos tres tipos muy distintos de risas compulsivas. Gritan y se mueven dando vueltas de un lado a otro, se desnudan, se revuelcan por el suelo mientras suena la música para acabar desapareciendo tras una puerta que se cierra. Más allá de los gustos de cada uno hay que reconocer que su entrega es innegable.

Tras una pequeña espera en las que las luces acaparan el protagonismo reaparecen con el pelo mojado para interpretar tres monólogos repletos de imágenes surrealistas, reflexionar sobre las cosas que no se ven y la posibilidad de que, pese a ello, existan y sobre la necesidad que tenemos de creer en algo. Así hemos pasado en tan solo una hora por diferentes estados, de la perplejidad inicial a la meditación pasando por la comedia y el desparpajo. Un montaje con tres artistas espontáneas y descaradas, que juegan tanto con la cercanía como con la distancia con el espectador y que utilizan los recursos escénicos para mostrar una curiosa propuesta experimental. A estas detectives habrá que investigarlas y seguirlas…

item

‘Pienso casa, digo silla’

¿Dónde? Antic Teatre (Verdaguer i Callís, 12).

¿Cuándo? de jueves a domingo, a las 20 horas. Hasta el día 20 de junio.

Precio: de 12 a 15 euros.

Más información: Antic Teatre.

Noticias relacionadas

All copyrights for this article are reserved to Portada