Una adolescente pelirroja y de larga trenza, con mucho carácter, rebelde, altiva y antisistema, llamada Adrenalida, que a más de uno quizá le recuerde a la joven activista sueca contra el cambio climático Greta Thunberg, será la gran protagonista del nuevo álbum de Astérix. Firmado de nuevo por el guionista Jean Yves Ferri y el dibujante Didier Conrad, el 24 de octubre llegará a las librerías con el título de ‘La hija de Vercingétorix’ (Salvat, en castellano, catalán, euskera, gallego y bable). Para ellos será su cuarto álbum de los irreductibles galos desde que asumieron el reto de continuar la saga creada por Albert Uderzo y René Goscinny, que el próximo día 29 cumplirá 60 años.

Para ir haciendo boca, como suele hacer en cada entrega la editorial francesa Hachette, se acaba de hacer pública la nueva portada, algunas viñetas y datos sobre la figura protagonista, que va vestida a lo gótico, “la moda que hace furor en Lutecia”. 

‘La hija de Vercingétorix’ llega tras ‘Astérix en Italia’ (2017), ‘Astérix y los pictos’ (2013) y ‘El papiro del César’ (2015) y será el álbum número 38 de la longeva serie, que ha vendido 380 millones de ejemplares en 111 lenguas. Esta nueva historieta, que saldrá con una tirada de cinco millones de ejemplares y traducido a más de 20 idiomas, estará centrada en la figura de una joven, hija del jefe galo Vercingétorix de quien Julio César y sus legiones sospechan que es la líder de la resistencia gala. Los romanos la persiguen y ella encuentra refugio en la aldea de Astérix, el único lugar en el que puede hallar protección. Según la editorial, esto puede «provocar muchos enfrentamientos intergeneracionales». Además, hace pocos meses, avanzaban Ferri y Conrad, que en sus viñetas se cuela un general que recuerda a Charles de Gaulle, en un guiño a la resistencia francesa contra los nazis durante la segunda guerra mundial.  

Ferri y Conrad tenían ganas, apuntan, de «desarrollar personajes femeninos». Adrenalina, la nueva protagonista es una chica que se enfrenta a los clásicos problemas de la adolescencia y al, en ocasiones doloroso, paso a la edad adulta. Ese es el tema que envuelve el álbum. Ella es «la fuerza que, con sus decisiones, impulsa la acción de principio a fin, hasta el punto de acabar a veces con la paciencia de Astérix y Obélix», quienes deben protegerla, señalan los editores. 

La crisis de las cuatro hijas del guionista cuando pasaron la adolescencia influyó en la protagonista y Thunberg, comentan los autores este lunes en París, apareció en escena cuando los dibujos ya estaban impresos. «Son adolescentes de la misma edad que, como puede apreciarse, no están de muy buen humor, y como adolescentes tienen otra visión del mundo. Eso crea puntos comunes», ha asumido Ferri.

Además, Conrad y Ferri han dado protagonismo a una pequeña ‘troupe’ de adolescentes de la aldea gala, entre ellos Blínix y Sélfix, hijos del pescadero Ordenalfabétix y del herrero Esautomátix. Son «contestatarios con el ‘sistema'», simbolizado aquí con «la poción que te hace obeso» y «reacios a continuar la tradición familiar vinculada a los respectivos oficios de sus padres». 

En esta historieta a Obélix, el «eterno adolescente de la aldea», se le verá celoso, irascible y desconcertado ante el protagonismo de estos jóvenes.  

Álbum de homenaje por los 60 años

Precisamente para celebrar el aniversario se publica ahora un álbum de homenaje, ‘Generaciones’ (Salvat), donde más de sesenta ilustradores y autores de cómic (entre ellos, Oriol Malet, Borja Montoro, Belén Ortega, Moebius, Franquin, Gallego y Rey y Ferri y Conrad) contribuyen con una o dos páginas, que van acompañadas de una pequeña biografía y de la relación de cada uno con Astérix.

Presencia en el metro 

Francia se ha volcado en los 60 años de Astérix. Además de una serie de sellos de correos y de una de monedas de dos euros conmemorativas, una docena de estaciones del metro de París han sido rebautizadas por unos días y decoradas en honor de los irreductibles galos. Así,  la de Place de Clichy se ha convertido en Place de Clichix, École Militaire en École Légionnaire (escuela legionaria) y la estación de Bourse (Bolsa) en Sesterce (Sestercio, antigua moneda romana). 

La parada Rome, bautizada como Están locos estos romanos, ha cambiado por completo su aspecto y en el lugar de los anuncios publicitarios ahora hay viñetas del popular cómic. En la estación de Poissoniere (Pescadero), el tendero más irascible de la aldea gala, Ordenalfabetix, recibe a los viajeros que se apean en ella con uno de sus pescados podridos en la mano pero sin la compañía de su inseparable herrero Esautomatix. Mientras, en la estación de Lyon, ahora llamada Lugdunum» es el druida Panorámix quien ejerce las labores de anfitrión de los pasajeros del metro parisino.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast