El riesgo de incendio de este verano se presenta alto, especialmente en la corona metropolitana de Barcelona y el Empordà. Ante esta situación, los bomberos reiteran sus recomendaciones a los ciudadanos. Estas son las principales.

Evitar prácticas arriesgadas

Las actividades en el bosque que entrañen riesgo de incendio deben evitarse. Cocinar con camping gas, lanzar petardos o preparar un asado se convierten en prácticas muy peligrosas.

Noticias relacionadas

Las residencias que están construidas en zonas de bosque deben asegurarse de que la masa forestal se encuentra a más de 25 metros de la casa. Esa distancia es la que se considera segura para que en caso de que se declare un fuego forestal las llamas no alcancen al domicilio. Por el mismo motivo, los bomberos aconsejan evitar las vallas de jardín vegetales o de materiales abrasivos.

Cuando ya se ha declarado el fuego

Si el fuego se produce, el ciudadano debe llamar al 112 en cuanto divise una columna de humo. El tiempo de respuesta es fundamental para poder sofocarlo antes de que se haya hecho demasiado grande. Y lo más importante, remarcan una y otra vez los especialistas, es mantener la calma, estar atento a las instrucciones que den las autoridades y quedarse en casa a menos que estas ordenen una evacuación supervisada. Emprender una huida a la desesperada dispara el riesgo de acorralamiento por parte de las llamas, de sufrir un accidente a causa del humo o de dificultar el tránsito de los vehículos de emergencia que se dirigen precisamente a apagar el incendio.

All copyrights for this article are reserved to Portada