Llega el partido del que se ha hablado demasiado. El derbi entre Girona y F.C. Barcelona se disputará finalmente en Montilivi y ahora sí, todos los focos están puestos en el fútbol. Un encuentro marcado por los partidos entre semana en la Copa del Rey no positivos (sobre todo el del Barça) pero que siempre aventura fútbol, espacios y un gran ritmo. Estas son las 5 claves tácticas para el partido.


1. Luis Suárez ante la defensa de cinco






Un partido muy favorable para Luis Suárez. Nuevamente, un formato defensivo con tres centrales hace que el delantero tenga que afrontar diferentes situaciones. En unas, una retaguardia de 5 efectivos, en otras, únicamente serán 3 defensores cerrados. Y en el momento del cambio es donde se abren los espacios. Espacios aleatorios que se crean en el transcurrir de la jugada y que pasan por la diagonal corta (desmarque en diagonal cercana) o el desmarque alejado.


















El delantero del Barça es móvil y muy listo detectando estos huecos. Aunque no vio puerta en el derbi del Camp Nou de la primera vuelta, el uruguayo fue el autor de 4 de los 9 goles azulgranas ante el Girona en los enfrentamientos entre ambos clubes. Todos ellos, con desmarques de acercamiento o alejándose del segundo central. La primera clave esta tarde recaerá en Luis Suarez y su astucia detectando agujeros. Un partido muy para él.


2. Dos en el centro; dos en banda






Un factor clave desde el lado del Barça será la manera de incidir en el sólido sistema del Girona. Desde que Eusebio cambió definitivamente a defensa de cinco, el Girona es, con 13 goles encajados (uno más que el Barça en este tramo), el séptimo equipo que menos goles recibe de la Liga. Como ya es conocido, en las estructuras de 3 centrales marcados, los espacios de incidencia están en los costados, pero en unas condiciones muy propias. No sólo es entrar por el exterior, sino que es clave entrar por fuera teniendo lo de dentro fijado.







Y a la inversa. Sólo así se detiene a los centrales y se evita que puedan ir a las ayudas. Es decir, buscar el cuatro contra cuatro. De esta manera, se obligará a decidir en qué zona quedarse en igualdad de efectivos: en banda o, mejor aún, en el área. Dos jugadores en el carril ocupando el área. Si los azulgranas logran aplicarla, será una práctica muy efectiva para los azulgranas.


(Àlex Delmàs)



















3. Los pases interiores y las vigilancias de los centrales






El Girona es el equipo de la Liga que menos juega en los tres cuartos del área rival (un 24%) y el que mayor tiempo pasa en esa zona de su área (un 30%). Eso traducido al fútbol significa que, mayoritariamente, el Barça atacará mucho en estático y defenderá bastantes transiciones. Cualquier lectura del partido se debe hacer en base a ello y visualizando este tipo de encuentro. Precisamente por ello, y enlazando con la idea de encontrar grietas entre la defensa del Girona, toman mucha importancia los pases filtrados azulgranas.

Por otra parte, serán básicas las vigilancias defensivas sobre los puntas y media puntas, ya que el hecho de defender áreas amplias, concede ventaja a los atacantes. El principal antídoto para que no se activen es estar encima para tener opción a cortar ya el primer pase hacia ellos.

CLAVES GIRONA


4. Oportunidad para Portu en territorio Stuani






El delantero uruguayo es uno de los nombres de la temporada. Cristhian Stuani no sólo es el tercer máximo goleador del campeonato sino que sus 12 goles representan el 57% de los tantos del Girona. Con mucha diferencia, el futbolista de Primera que más contribución porcentual representa para los suyos. Por ejemplo, los goles de Messi significan el 32% de los tanto azulgranas. Y todos los que ha conseguido tienen un denominador común, el área.


















Pero este magnetismo que supone Stuani para la zaga rival, también supondrá una oportunidad para otro jugador como Portu. Si bien es cierto que parece que el futbolista no se encuentra en el mismo estado de forma que el curso pasado también lo es que partidos como el que se va a dar este domingo son magníficos para sus características. Posibles contraataques con mucho campo o eventuales segundas jugadas cerca de la frontal son los ingredientes de partida preferidos para el delantero.


(Àlex Delmàs)

5. El remplazo de Borja y las conexiones Granell-Bernardo / Aleix- Bernardo






Con la baja de Borja, Eusebio tendrá que variar el equipo que seguramente tenía planeado y, en especial, el medio del campo. Todo se centra en quién será el substituto de Borja. Y creo que el técnico vallisoletano optará por formar con tres centrocampistas. Con Pere Pons y Aleix Garcia casi seguros -no jugaron en el Bernabeu-, la duda está entre Àlex Granell y Douglas. El primero podría ser el elegido porque su criterio en el pase es muy valioso para el Girona y porque su aportación en la estrategia puede ser decisiva. El partido pide el concurso de Granell.


















Así mismo, especial rédito puede sacar el Girona en toda tipología de centros. De un lado los dinámicos, pero sobre todo, en las faltas frontales, laterales y los córners. Bernardo tiene una alta atracción para todo lo que se refiere al balón parado. Las toca todas. A ello hay que añadir la calidad en la pierna zurda de Granell o en la derecha de Aleix Garcia.

Los de Eusebio basan su estrategia en ello. Los bloqueos, los movimientos y la dirección del balón buscan la cabeza del colombiano. Y ya sea de manera directa con un cabezazo suyo o con una segunda jugada, crean peligro. Especialmente en Montilivi, donde los lanzadores tienen las medidas muy tomadas y los jugadores de área acuden rápido a las segundas jugadas que se puedan derivar de esta práctica. En un partido donde los gerundenses tendrán menos balón aún, las conexiones directas pueden ser de un alto peligro para los azulgranas y una gran baza para los de Eusebio.


(Àlex Delmàs)



















All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast