Las parejas y el confinamiento. Seguro que habéis oído hablar muchísimo de ello. Después del confinamiento más estricto, de aquellas primeras semanas y meses donde no sabíamos muy bien qué estaba sucediendo o qué repercusión tendría en nosotros, se habló mucho de los efectos del confinamiento en muchas relaciones de pareja.

¿El resultado? No os voy a engañar, muchas separaciones y divorcios. Cierto. Posiblemente, esta sociedad feroz y rápida que nos hace pasar tantas horas fuera de casa para poder ser productivas nos está pasando factura. Y lo hemos visto cuando hemos tenido que estar muchas horas en casa. Y eso quizás nos ha hecho ver que no estábamos tan a gusto con nuestra pareja como pensábamos.

Pero hoy no hablaré de eso. Hoy hablo de las parejas que han sobrevivido al confinamiento. O al menos a este primer año tan diferente con el que nos ha tocado batallar. No todo el mundo lo ha conseguido, está claro. Hemos tenido muchas pérdidas durante estos meses. Miro atrás y creo que todavía no somos realmente conscientes de lo que hemos vivido, de lo que estamos viviendo.

Podríamos explicar tantas cosas, raíz de lo que estamos viviendo, ¿verdad? Yo me ciño a mi terreno profesional y hoy nos centraremos a hablar del mundo de nuestras relaciones de pareja. La mayoría de las parejas monógamas. En una próxima ocasión hablaremos de varios modelos relacionales.

¿Y para qué quiero que te sirva leer este artículo? Pues para hacer una valoración de cómo está tu relación de pareja D.C., después del confinamiento. ¿Vamos?

Si estás leyendo esto, tu relación de pareja ha transitado por medio de este confinamiento y aún estáis en pareja puede que hayáis pasado por alguna de estas situaciones:

El confinamiento os ha pasado factura, han sido momentos muy duros, de replantearos la relación. Debéis de haber atravesado una profunda crisis y, a pesar de todo, seguís aquí.

El confinamiento os ha servido para ver que seguís disfrutando del tiempo que pasáis juntos, las horas en casa os han servido para retomar conversaciones, hacer cosas en común, tener vuestro propio espacio e incluso tocaros con calma, como hacía tiempo que no lo hacíais.

El confinamiento os ha mantenido exactamente igual y, si estábais bien, esto no es nada malo pero… si no teníais una buena relación de pareja, mantenerse igual puede indicar que no os hacíais mucho caso el uno al otro y, por eso, nada ha cambiado.

¿Hay alguna de las opciones que se parezca un poco a lo que os está pasando? Sé que puede haber matices, ten en cuenta que esto es un artículo y no caben todas las opciones, pero si alguna de las opciones se parece a lo que estás pasando ahora con tu pareja, tal vez podemos reflexionar un poco y mejorar o mantener lo que tenéisSi te encuentras en la primera situación y ha atravesado una crisis fuerte raíz del confinamiento, mi pregunta es: ¿Qué cambiará a partir de ahora? ¿Qué haréis diferente para poder aprender de la crisis y no caer en las mismas cosas que os hicieron tocar fondo? A veces, lo conseguimos (o parece que vemos un poco la luz) pero no nos paramos a pensar en las cosas que nos han pasado o que hemos hecho para salir de las dificultades. Y si no lo tenemos en cuenta, no seremos conscientes de lo que nos ha ayudado a estar mejor.

Si te encuentras en una situación de mejora, después del confinamiento, me alegro mucho de que estés y estéis bien. A menudo, cuando estamos bien no nos fijamos en qué cosas hacen que estemos así y quizás valdría la pena descubrirlo, ¿verdad? ¡Te animo a hacerlo!

Si estáis exactamente igual (o aparentemente igual) que antes del confinamiento, es decir, si esta situación tan excepcional que hemos vivido y seguimos viviendo no ha cambiado absolutamente nada en vuestra relación, eso me hace plantear hasta qué punto estáis teniendo una relación en la que no os hacéis mucho caso y no os tenéis en cuenta el uno al otro. ¿Quizás estáis muy sumergidos en el trabajo, la familia o muchas otras cosas y eso hace que no tengáis tiempo para miraros? ¿O para teneros en cuenta?

Si crees que, sencillamente, vuestro estilo relacional ya está bien como está y es lo que queréis, adelante, seguid así. Si crees que quizá no os hacéis mucho casos y piensas que la relación necesita que le dediquéis un poco de energía, entonces te propondré que hables con tu pareja porque, si no habláis de ello, no podréis descubrir qué cosas necesitáis para volver a poner uno de los focos en vuestra relación.

Te puede interesar

Por lo tanto, antes de hacer nada más, ten claro qué le quieres explicar, qué te gustaría preguntarle y cómo lo querrías hacer, y proponle tenir una cita contigo para volver a haceros caso el uno/una al otro/otra. ¿Te parece?

Entender + las relaciones y la sexualidad

EL PERIÓDICO abre el espacio Entender + relaciones y sexualidad para compartir vuestras dudas, sugerencias y aportaciones sobre estos temas.

La psicóloga especializada en terapia de pareja, sexología, terapia familiar y psicología perinatal Elena Crespí será la encargada de resolver todas aquellas cuestiones que surjan y propondrá contenidos que contribuirán a que nuestras relaciones sean más sanas y satisfactorias.

Es muy fácil unirse a esta comunidad: regístrate, escríbenos y compartiremos tu aportación o bien resolveremos tus dudas. 

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast