“;ultimaHoraHtml += “

“;ultimaHoraHtml += “

” + json.title + “

“;if (json.lead !== “”) {ultimaHoraHtml += “

” + json.lead + “

“;}ultimaHoraHtml += “

“;
document.getElementById(“urgente”).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});











Campo de desplazados internos en Yemen

SAVE THE CHILDREN /JONATHAN HYAMS – Archivo






Publicado 31/01/2019 10:34:00CET

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) –

Al menos 1,5 millones de niños yemeníes, lo que supone uno de cada diez, se han visto obligados a abandonar sus hogares por la guerra que afecta a Yemen desde hace casi cuatro años, con casi más de medio millón de desplazamientos en los últimos seis meses solo desde la región de Hodeida, según Save the Children.

La directora de la ONG en Yemen, Tamer Kirolos, ha denunciado que, “ante la crisis humanitaria más grande del mundo”, los niños que han tenido que huir de sus hogares están en una situación de especial vulnerabilidad, en la medida en que “se han visto forzados a dejar la escuela y están en riesgo de explotación y abuso”.

“Hemos escuchado historias de niños que se congelan en invierno porque carecen de un refugio adecuado y las familias no pueden pagar el combustible necesario para encender un fuego”, ha relatado Kirolos, en un comunicado en el que también ha reconocido la “enorme presión” a la que están sometidas las comunidades de acogidas.

De media, más de 2.000 niños cada día han abandonado sus hogares desde junio del año pasado, y esto solo si se tienen en cuenta los datos referidos a Hodeida, punto clave de entrada para los suministros básicos y la ayuda humanitaria. El 23 de agosto de 2018, 22 niños y cuatro mujeres murieron en Hodeida cuando un ataque aéreo impactó contra el vehículo en el que huían.

Save the Children estima que desde 2015, 85.000 niños han muerto por falta de alimentos en un país donde unos 14 millones de personas están al borde de la inanición. En este sentido, ha denunciado que, pese a los últimos avances políticos, los alimentos y medicamentos más esenciales siguen sin llegar a Yemen.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Internacional