• El presidente viajará a varios países la semana próxima, tanto partidarios de su propuesta como algunos más reticentes, y lograr una revisión del sistema

  • Advierte de que, con el acuerdo de gobierno de PP y Vox en Castilla y León, la democracia española llega a un momento «grave», «crítico«

Pedro Sánchez repite la estrategia del verano de 2020. En aquel momento, viajó a varias capitales europeas para defender la puesta en marcha de un gigantesco fondo con que inyectar recursos a los socios comunitarios para afrontar sus respectivos planes de recuperación de salida de la pandemia. Ahora, y así lo anunció el presidente este viernes, emprenderá una gira por varios países para intentar lograr apoyos para su propuesta de reforma del mercado energético que consiga reducir el precio de la electricidad.

El periplo arrancará la semana próxima, pero aún no se han cerrado todas las paradas, así que no hay detalle del recorrido, tal y como el jefe del Ejecutivo indicó a los periodistas al término de la cumbre informal de líderes de la Unión Europea en Versalles. Precisamente uno de los asuntos principales a debate en esta cita, a la que seguirá el Consejo Europeo formal del 24 y 25 de marzo, fue la cuestión energética, dada la escalada imparable de precios y el difícil desenganche de la dependencia de hidrocarburos rusos.

Una posibilidad que la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, dejó sobre la mesa el pasado miércoles fue fijar límites al precio de la luz. Incluso apuntó que España podía adelantar a la UE en esa medida. Sánchez recordó que ya fue «claro» en sus últimas comparecencias públicas y ante el Congreso, en el sentido de que su Ejecutivo «hará todo lo que esté en su mano» para defender a la industria, a las pymes y a los ciudadanos, para que no sean «rehenes del chantaje energético» de Moscú. El Ejecutivo, añadió, ya ha prolongado un «importante paquete de rebajas y suspensiones de impuestos» de momento hasta junio de 2022 (IVA, impuesto de la producción eléctrica…) y ha extendido la protección para los consumidores más vulnerables.

Pero ahora mismo, insistió, su prioridad es que la UE tome «decisiones» y adopte «medidas» de cara al Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo, ya que la situación es «de emergencia», «y es mucho mejor» hacerlo a nivel europeo. En ese sentido, reiteró que es necesario que se revise el diseño de la formación de precios en el mercado mayorista, porque no resiste el «estrés» de la subida del gas desde hace meses, y más aún tras la invasión rusa en Ucrania. Este análisis, observó, explica la gira por «distintos países europeos» para hablar con sus líderes y «aunar entre todos una propuesta que frene esta escalada absolutamente irracional de los precios de la electricidad y del gas» y se defienda así a la industria, las empresas y los ciudadanos del «chantaje» que busca «infligir» Vladímir Putin al conjunto de la UE.

Diseño «desfasado»

El presidente explicó que ya ha concertado los detalles en algunas de las reuniones que ha mantenido durante la cumbre de Versalles, pero se cerrarán próximamente. Fuentes del Ejecutivo precisaron posteriormente, informa EFE, que la intención de Sánchez es visitar cuatro o cinco países, algunos partidarios de revisar el sistema como otros más reacios a las propuestas que hace España. El mandatario socialista entiende que el acuerdo es «urgente y necesario«, porque hay «muchos sectores productivos» que están «sufriendo» las consecuencias de un diseño del mercado mayorista «desfasado» y «no tendrían por qué». Con el sistema actual, el precio lo determina la última tecnología que entra en el sistema para cubrir la demanda, y se retribuye por igual a todas con independencia de su coste de producción. De este modo, la escalada del gas contagia a todo el mecanismo de fijación de precios.

El Ejecutivo ha planteado medidas a Bruselas desde el otoño pasado, y siente que sus propuestas van calando y encontrando un mayor respaldo pese a que entonces fueron recibidas con mayor frialdad. El objetivo es «cortar ese efecto contagio«, y el plan español es desacoplar el gas de la electricidad. Otros países, dijo, defienden otros mecanismos, pero comparten esa misma meta, así que será fundamental, dijo, cómo se juegue el «partido de vuelta», el Consejo Europeo de dentro de 15 días. En ese sentido, espera que el mandato a la Comisión que ha salido de esta cumbre informal de Versalles tenga su traducción más concreta en dos semanas.

Pero si el Consejo de finales de marzo no culminara con medidas concretas, indicaron fuentes del Ejecutivo, informa EFE, entonces el Gobierno se plantearía tomar decisiones de manera unilateral.

De la cita en Versalles sale también un mensaje «rotundo» de que los Veintisiete han de elevar sus inversiones en defensa y «reforzar la política exterior y de seguridad común». Es decir, que Europa debe «proveer seguridad de manera complementaria a la OTAN». Sánchez recordó que el compromiso de un gasto del 2% del PIB en defensa lo contrajeron los aliados en la cumbre de Gales de 2014, y es el horizonte al que debe «caminar» también España. La perspectiva inmediata es que el gasto se sitúe en nuestro país por encima del 1,22% en 2024.

Sánchez subrayó que en las conclusiones se cita la necesidad de aumento de las «inversiones«, y en ese aspecto el Gobierno cumple «de largo», ya que dedica «un 20%» a ellas. Lo que se persigue es «acabar con la fragmentación de la base industrial y tecnológica en defensa en Europa y por tanto gastar mejor para crear sinergias» que hoy no se producen. Por otro lado, España no prevé enviar más soldados para reforzar el flanco oriental —ya está desplegando 150 efectivos más en Letonia—, en cumplimiento con la activación del plan de respuesta graduada a raíz de la guerra en Ucrania.

La «capitulación» del PP

Documento

Acuerdo de legislatura de PP y Vox en Castilla y León (11 de marzo de 2022)

Acuerdo de legislatura de PP y Vox en Castilla y León

El presidente fue preguntado por los periodistas acerca del acuerdo del PP y Vox en Castilla y León. Con ese pacto, la democracia española atraviesa un momento «crítico«, dijo, después de que ayer hablara de «pésima noticia» y advirtiera al PP de que lo «pagará caro» políticamente. Sánchez reveló que algunos líderes europeos le comentaron esa entente, aunque no quiso precisar cuáles.

Es un momento «grave«, «no quiero ponerle paños calientes», sostuvo, aludiendo al impacto internacional de la noticia. Citó, en ese sentido, un despacho de la agencia británica Reuters que informaba de que la extrema derecha participará por primera vez del poder desde Franco, como recordó que el presidente del Partido Popular Europeo, Donald Tusk, asumiera la «capitulación» del PP frente a Vox. «Esto es lo que piensa el mundo de lo que ha sucedido en Castilla y León», lamentó.

A continuación, Sánchez apuntó que algunos puntos del acuerdo PP-Vox llaman a una «profunda preocupación«, como que se «debilite» a los agentes sociales, se «banalice» sobre la violencia machista, se «señale» al inmigrante o se «frivolice» con la memoria histórica. El documento que rubricaron los dos partidos sí hace referencia a una inmigración «ordenada» o a una ley de violencia «intrafamiliar», pero no hace referencia a la derogación del decreto de memoria democrática que sí reclamó la ultraderecha. La visión que proyecta el texto es «muy retrógrada«, valoró el presidente, y apunta a unas prioridades «alejadas de las preocupaciones diarias de los ciudadanos» y de los «principios y valores» que vertebran España.

Noticias relacionadas

Como ya avanzara a los periodistas el pasado martes, durante el vuelo a Letonia, Sánchez indicó que llamará a Alberto Núñez Feijóo cuando sea nombrado nuevo líder del PP. En esa conversación, también le expresará su inquietud por el entendimiento con Vox. El jefe de la Xunta ha alegado que no había otra opción en Castilla y León. El líder socialista respondió que ya ofreció el aislamiento completo de la ultraderecha, y que las situaciones hay que afrontarlas de cara, de modo que si se quiere tender un cordón sanitario a Vox, se puede, por lo que no valen «excusas de mal pagador«.

«Hay que pasar de la ambigüedad a lo concreto y lo concreto es que cuando el PP, lo dirija quien lo dirija, ha tenido que optar, ha optado no por poner un cordón democrático a la ultraderecha, sino por abrazar a la ultraderecha«, repitió. Y ante la propuesta de Feijóo de que gobierne la lista más votada, Sánchez recordó que el PP no respetó esa máxima en los últimos años, cuando se hizo con el poder en Andalucía o en Ourense en 2019, territorios en los que ganó el PSOE, o en Madrid capital, donde se impuso Manuela Carmena aquel año. «El PP habla de primera fuerza política siempre que ellos sean la primera fuerza política», ironizó.

All copyrights for this article are reserved to Portada