«;ultimaHoraHtml += «

«;ultimaHoraHtml += «

» + json.title + «

«;if (json.lead !== «») {ultimaHoraHtml += «

» + json.lead + «

«;}ultimaHoraHtml += «

«;
document.getElementById(«urgente»).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});











Putin con el ministro de Exteriores Sergei Lavrov

-/Kremlin/dpa






Publicado 02/02/2019 15:15:23CET

MOSCÚ, 2 Feb. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha acusado a Estados Unidos de haber sido el primer país en violar, en 1999, el Tratado de control de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) que ambos países han suspendido en las últimas 24 horas al ensayar con aviones de combate no tripulados de similar poder ofensivo que los misiles de crucero, proscritos por este convenio.

«EEUU empezó a violar este acuerdo de duración ilimitada en 1999 cuando comenzó a ensayar vehículos de combate aéreos no tripulados cuyas características coincidían con las de misiles de crucero terrestres proscritos por el tratado», ha declarado Lavrov.

El ministro ha señalado que Washington procedió a usar blancos-cohetes para probar su sistema de defensa antiaérea y en 2014 comenzó a desplegar lanzaderas MK-41 en Europa, absolutamente aptas para lanzar misiles de medio alcance Tomahawk.

«Esto es una clara violación del Tratado, estas lanzaderas ya están desplegadas en Rumanía y se emplazarán pronto en Polonia y en Japón», según Lavrov, en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

El INF, suscrito en 1987, ayuda a proteger la seguridad de Estados Unidos y a sus aliados en Europa y Asia. Prohíbe que Estados Unidos y Rusia posean, produzcan o prueben un misil de crucero lanzado desde tierra con un alcance de 450 a 5.600 kilómetros.

Rusia ya había exhibido sus dudas sobre seguir o no en el acuerdo, dada la proximidad de la defensa de la OTAN a sus fronteras, que interpreta como una amenaza. La retirada marca una brusca ruptura en la política de control armamentístico de Estados Unidos y se enfrenta a la oposición de sectores moderados dentro del Departamento de Estado y del Pentágono.

Por su parte, los países de la OTAN han dejado claro que «apoyan plenamente» la retirada de Estados Unidos «en respuesta a los riesgos significativos para la seguridad euroatlántica que plantean la probación producción y despliegue subterfugios» de los sistemas de misiles crucero rusos 9M729, que viola el tratado, e instan a Rusia a destruir «todos» estos sistemas de forma «verificable», «antes» de que Estados Unidos culmine su retirada del Tratado en seis meses.

La OTAN seguirá revisando «de cerca» las consecuencias para la seguridad que plantean los misiles de alcance intermedios rusos «y continuará dando los pasos necesarios para garantizar la credibilidad y eficacia de la postura global de defensa y disuasión de la Alianza». Los aliados seguirán consultándose de forma «regular» para garantizar la seguridad colectiva.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast