Tras días de incertidumbre debido a problemas para liquidar su cláusula de salida en el contrato con el Espanyol, Rubi se ha desvinculado oficalmente del club perico y ya tiene vía libre para ser el nuevo entrenador del Betis ocupando la plaza que dejó libre el criticado Quique Setién. Se va por dos temporadas más otra opcional.

El club blanquiazul ha informado que Rubi «ha abonado esta mañana su cláusula de rescisión», aunque no ha querido anunciar su importe, que está en torno a los 900.000 euros. Luego, el Espanyol ha revelado que «el propio técnico ya comunicó la semana pasada al presidente Chen Yansheng» su decisión de marcharse, al tiempo que recuerda que «en reiteradas ocasiones se le ha mostrado el apoyo a su apuesta futbolística y le desea suerte en su nueva etapa».

Justo cuando el Espanyol vivía sus momentos de máxima euforia en la última década tras colarse en las competiciones europeas en la última jornada, la decisión de Rubi sacudió al entorno. Nadie imaginaba, ni siquiera el propio club, que el técnico iba a dejar su proyecto al primer año. «Lo que tenemos que destacar de esta temporada es la comunión entre la afición y el equipo», ha dicho Carlos García Pont, vicepresidente del equipo blanquiazul. «Queremos darle las gracias a él y a todo su cuerpo técnico», ha añadido el directivo en un escueto mensaje sobre Rubi.

Pero Rubi ha escogido, finalmente, al Betis atraído por una oferta económica irrechazable, casi triplica su sueldo actual, además de un plan deportivo más potente, temiendo que en Cornellà-El Prat se marchen este verano los pilares de su obra deportiva: Mario Hermoso-Marc Roca y Borja Iglesias. Al Espanyol lo ha dirigido en 44 partidos, sumando 16 victorias, 13 empates y 15 derrotas.

Gallego, o mirar en casa

Ahora el Espanyol debe encontrar un sustituto de Rubi. Y lo más probable es que mire en casa antes que apostar por técnicos experimentados, como Pablo Machín (exSevilla, exGirona) o el propio Setién, que también figuraba en la lista de candidatos. El primer candidato es David Gallego, quien a sus 47 años, se enfrentaría al gran proyecto deportivo de su carrera.

«La dirección deportiva está trabajando para encontrar a la persona que de continuidad a este proyecto. Un proyecto de cantera, de españolismo, humildad y buen juego», ha subrayado García Pont, sin dar, de momento, ningún nombre.

Pero Gallego es el primer candidato. Ya estuvo en el primer equipo en el tramo final de la temporada 17-18 tras la destitución de Quique Sánchez Flores, dejando una excelente impresión. Sumó 13 puntos de los 15 en juego logrando tres victorias fuera (0-2 en Girona; 0-2 al Atlético; 0-1 al Athletic) y una en casa (4-1 al Málaga). Solo cedió un empate, también en casa, pero ante Las Palmas (1-1).  

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast