«Le he preguntado al árbitro si tenía algo personal conmigo. Me voy jodido. Antes los árbitros, no todos, pero sí algunos, eran más respetuosos y educados. Se podía dialogar y conversar. Parece que no se les puede hablar. Los capitanes están para dirigirse al árbitro». Sergio Ramos, el capitán del Madrid, se ha quejado de Hernández Hernández, el colegiado del duelo con el Levante. Lo ha hecho tras la derrota en el campo del Levante (1-0) que le da el liderato al Barça, que llegará con dos puntos de ventaja al clásico del próximo domingo en el Bernabéu.

«Ni en el Comité saben cuando tienen que pitar mano» (Carvajal)

«La arrogancia es algo que se tiene o no se tiene», ha llegado a decir Ramos, desvelando que había visto «decisiones premeditadas» en el colegiado porque «en el minuto 10 te condiciona con una tarjeta amarilla». El capitán del Madrid ha admitido después que «no han perdido ni por el VAR ni por el árbitro. El criterio es distinto, en uno es penalti y en otro no. Hay dos manos y dice que son involuntarias».

 Expuestas sus quejas arbitrales, Ramos puso el foco después en una semana en la que el Madrid «se juega la temporada», tanto en la Champions como en la Liga. «Es una noche jodida», ha confesado el defensa. «Llegamos líderes y nos vamos segundos, cualquier error te puede costar el título, ahora es cuando tienen que aparecer los tíos», ha exigido el capitán blanco.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast