Iñaki Zubizarreta tiene 48 años. Mide 2,07 metros y posee la fuerza de un toro. Su mano es el doble que la tuya o la mía. Sus piernas son exageradamente largas y fuertes, como sus brazos. Es un hombre hercúleo. Pero está roto.

A Iñaki le destrozaron la vida en el colegio. Alumnos más mayores y su profesora se burlaban cada día de él. «Subnormal» le llamaban. También Jacobo. «Jacobo, cuanto más grande más bobo», se jactaban. Le quemaron colillas en el pecho, le destrozaron la cara, le hicieron comer excrementos en el váter.

Sobrevivió al infierno. Buscó refugio en el baloncesto y acabó como profesional de la ACB. Hoy todavía llora cuando recuerda el averno en el que se convirtió el colegio.

El ‘bullying’ no es cosa de niños. Es uno de los temas más serios y graves al que nos enfrentamos padres, madres y docentes. Pero parece que el asunto no va con nosotros. Sobre todo, cuando nuestro hijo no es el martirizado. Nos damos la vuelta, miramos para otro lado y pensamos «pobre chaval». Y nos consolamos con mil excusas: «Claro, es tan tímido. Claro, es tan poca cosa. Claro, es tan raro».

Acabamos de abrir la persiana del Club de Educación y Crianza en El Periódico. Nos habéis hecho llegar muchas cartas. Varias de ellas, de acoso escolar. Me entristece leer a Zoe, que confiesa que su hijo está destruido por el bulliyng. Me duele leer a Aida, que pone el dedo en la llaga y dice que algo estamos haciendo mal.

Efectivamente, algo estamos haciendo mal. No estamos dando al acoso escolar la importancia que merece. Los medios de comunicación, los primeros.

El año pasado, un chaval de 13 años (repito 13 años) se suicidó en Getxo (Bizkaia). Saltó por el acantilado de la Galea para poner fin al infierno del bullying. El pasado mes de octubre una joven de 17 años se suicidó en Rois (A Coruña). Era bisexual y no pudo soportar tanto odio.

La newsletter para mamás y papás

Olga Pereda te presenta cada semana los contenidos más interesantes de crianza y educación de El Periódico.

Suscríbete

Plantemos cara de perro al ‘bullying’. Exijamos protocolos de actuación en los colegios (no papeles mojados), hablemos con los profesores y profesoras ante la más mínima sospecha. Demandemos que el Gobierno y las comunidades autónomas no miren para otro lado. Pidamos que en las clases se hable de ‘bullying’. Hablemos con nuestros hijos desde que son pequeñitos. Les debemos inculcar la idea de que aquel listillo que decide con quién se juega y con quién no jamás es un amigo sino un cretino. Y, sobre todo, instemos a nuestros hijos a tener una cuadrilla, una pandilla fuerte y cohesionada. Los acosadores no se atreven con la multitud. Son tan cobardes y miserables que solo actúan cuando ven a alguien solo y aislado, como le pasó a Iñaki Zubizarreta.

Y, sobre todo, evitemos que nuestros hijos se conviertan en acosadores. Si nuestro chaval tiene madera de líder, que sea líder. Pero un líder sano. «¿Quieres que tu hijo termine siendo un acosador? Cómprale el mejor móvil del mercado. Comprare todo lo que te diga. Dile que el mundo es suyo». Aquí tienes la receta de Zubizarreta para que tu hijo sea el verdugo de otro.

¿Qué? ¿A qué ahora te lo vas a pensar dos veces antes de comprarle el móvil con pantalla de última generación a tu pequeñín de 11 años?

Somos una generación de padres y madres motivados. Nos preocupa la alimentación de nuestros hijos. Leemos miles de libros sobre nutrición. Por no hablar de las emociones, todo un hit de la paternidad del siglo XXI. Los más pequeños de la casa saben que las harinas refinadas no son buenas para la salud. Son conscientes de que cuando uno está triste hay que comunicarlo. Y tienen grabada a fuego la importancia de reciclar porque el planeta se juega su futuro. Son enciclopedias andantes. ¿A qué esperamos para hablarles del ‘bullying’?

Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO

En el Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO queremos compartir ideas, experiencias, tendencias, preguntas y respuestas sobre la maternidad y la paternidad. Si tienes niños pequeños o adolescentes, este es tu sitio. Olga Pereda modera una comunidad en la que caben todos: papás, mamás, abuelos, tías, pedagogos, maestros…

Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias. Entre todos crearemos un espacio para acompañarnos en la apasionante y complicada tarea que supone criar y educar.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast