• Miembros de la dirección nacional, dirigentes del PP de Madrid y el hermano de Díaz Ayuso forman parte del entramado

En el PP se ha destapado una supuesta guerra sucia entre la dirección nacional del partido e Isabel Díaz Ayuso. El entorno de Pablo Casado habría mandado investigar al hermano de la presidenta madrileña ante la sospecha de que se benefició en distintas concesiones realizadas por el Gobierno autonómico, según han desvelado El Confidencial y El Mundo. En este hipotético entramado habría participado Génova 13 y dirigentes del Ayuntamiento de Madrid.

[Directo sobre el espionaje en el PP: Última hora sobre Ayuso y Casado]

La investigación se habría gestado en el entorno del propio Casado. El secretario general y mano derecha del líder popular, Teodoro García Egea, habría sido uno de los protagonistas de la trama, encargado de poner en marcha la investigación al hermano de la presidenta regional, Tomás Díaz Ayuso. La orden habría llegado hasta el portavoz nacional del partido y alcalde de Madrid, José Luís Martínez-Almeida.

La tarea de arrancar la investigación habría recaído en Ángel Carromero, hombre fuerte de Martínez-Almeida y amigo de Casado desde que se conocieran en las Nuevas Generaciones del partido. Actualmente, es el director general de la Coordinación de la Alcaldía de la capital y forma parte de la actual dirección del PP de Madrid como presidente del comité electoral y preside el PP del distrito de Chamartín. El nombre de Carromero ya saltó a la palestra en 2012, cuando fue condenado en Cuba a cuatro años de prisión por el accidente de tráfico en el que murieron los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero. El dirigente del PP conducía el vehículo y solo resultó herido.

Noticias relacionadas

El objetivo de la investigación es Tomás Díaz Ayuso, el hermano de Isabel Díaz Ayuso. La dirección del PP pretendía señalar a Tomás como intermediario de un contrato para mascarillas efectuado por el Gobierno autonómico en abril de 2020 con una empresa cuyo propietario sería amigo de la familia. En concreto, el Ejecutivo de Madrid adjudicó un contrato de 1,5 millones de euros a la empresa Priviet Sportive SL, propiedad de Daniel Alcazar, para comprar mascarillas FFP2 y FFP3.

Desde el año 2016, Tomás Díaz Ayuso es responsable de ventas y desarrollo de la empresa Artesolar Iluminación S.L., especializada en la instalación de luces LEDS. Además, en el registro mercantil figura como administrador único de Sismédica SL, donada por sus padres en 2012, y apoderado de Gala Médica SL.

La intención de la dirección del PP con esta supuesta trama de espionaje sería atacar a Isabel Díaz Ayuso tras los buenos resultados que obtuvo en las elecciones autonómicas en mayo y después de varios meses exigiendo que se celebre el comité autonómico del partido para situarse como presidenta regional.

All copyrights for this article are reserved to Portada