Cuando recibimos la caja que contiene el proyector VPL-VW270ES de Sony comprobamos que estamos ante un equipo bastante contundente, y es que su peso es de 14 kilos. Una cifra considerable sobre todo si lo vamos a colgar en el techo.

Sus dimensiones también hay que tenerlas en cuenta por el amplio espacio que ocupa. Está disponible en colores blanco y negro. El precio oficial es de 4.999 euros, lo que lo hace apto para pocos bolsillos.


Detalle del Proyector Sony VPL-VW270ES y de su mando a distancia
Detalle del Proyector Sony VPL-VW270ES y de su mando a distancia
(Oscar P. Muñoz)

















La tecnología de su panel es SXRD, que se utiliza en los proyectores profesionales de cine digital de Sony, proporciona imágenes con una resolución nativa de 4096×2160 píxeles. Esto se traduce en que a la hora de visualizar las imágenes que proyecta, la nitidez de los detalles es espectacular.

Es compatible con imágenes HDR (alto rango dinámico) y además incorpora el modo True Cinema para los aficionados más puristas del cine, que logra reproducir 24 imágenes por segundo (fps) aunque esté grabada la imagen a 30 o 60 fps.


Un proyector con una resolución nativa 4K y con soporte de alto rango dinámico











Es un proyector que puede tener un uso doméstico o profesional. Con este equipo podremos tener un tamaño de la pantalla que va desde las 60 hasta las 300 pulgadas. Aunque hay que tener en cuenta que necesitamos una distancia lineal bastante amplia para llegar al tamaño máximo.

El brillo que tiene este proyector es de 1.500 lúmenes, una cifra que consigue su lámpara de mercurio de alta presión de 225 W de potencia. La referencia en cuanto a la vida de uso que nos proporciona Sony es de 6000 horas, una cifra elevada. Lleva una tapa en la parte superior para sustituir la lámpara fácilmente.




















El brillo de la lámpara es de 1500 lúmenes, una cifra importante teniendo en cuenta que proyecta hasta 300 pulgadas





El sistema de ventilación incorpora una entrada y salida de aire en la parte frontal. Apenas emite ruido (26 decibelios), incluso cuando lleva bastante tiempo en funcionamiento. En cuanto a las conexiones destacamos dos entradas HDMI compatibles con HDCP 2.2, el último estándar de protección de contenidos. Un puerto RS-232C para controlar el equipo de forma remota, un puerto USB para suministrar corriente a periféricos externos y un puerto Ethernet.

Este equipo no lleva ningún sistema operativo para interactuar con contenidos multimedia. A través del mando a distancia nos movemos por un menú para modificar todos los parámetros del visionado de la imagen.


El que no tenga una salida de audio específica es un inconveniente a la hora de conectarlo a equipos externos





Un fallo que encontramos en este proyector es que no incorpora ningún conector para poder sacar el sonido a un equipo externo, pues no lleva incorporado ningún sistema de audio. Esto es un problema si nuestro emisor no tiene tampoco una conexión específica para reproducir sonido, como es el caso de un Chromecast.

En definitiva, estamos ante un proyector de excelente calidad de imagen, con un nivel de detalle elevado. Sony ha diseñado un equipo con una calidad en sus componentes que lo harán tener una larga vida incluso con elevadas horas de uso. Eso sí, su precio hace que esté más orientado a un uso profesional.




















Este es un equipo que por su elevado precio está al alcance de pocos bolsillos
























All copyrights for this article are reserved to Tecnologia

Give a Comment