• Con esta guía de desinfección y baldeo por días, semanas, meses y anual se puede para mantener a raya la proliferación de microorganismos en nuestros hogares

  • Para no quedarse corto ni pasarse, conviene seguir unas pautas, que dependerán del tamaño de la vivienda, personas que convivan en ella, si hay o no mascotas e incluso de la contaminación de la zona

En estos meses que llevamos de pandemia el tema higiene y limpieza ha estado muy presente en nuestras vidas en esta nueva normalidad. Todo el mundo tiene a mano el gel hidroalcólico, la mascarilla e incluso los guantes. Antes de salir de casa y al volver a ella. El coronavirus ha cambiado nuestra manera de ver la limpieza personal. Pero, ¿y en nuestros hogares? Hace ya una par de años, antes de la era covid-19, se publicó un estudio que dejó al personal ojiplático. Decía que en el teclado del ordenador se acumulan más gérmenes que en la taza del wáter. Entre las bacterias que descubrieron está la llamada ‘escherichia colli’, que puede causar gastroenteritis e infecciones de las vías urinarias, así como el estafilococo áureo, vinculado a distintos tipos de infecciones, y enterobacterias, que pueden producir envenenamiento. ¡Un sinfín de peligros para la salud en tan solo un puñado de teclas!.

Por eso, y mientras no se logre la famosa inmunidad de grupo con la vacunación mundial, tener nuestros hogares como los chorros del oro seguirá siendo tan importante como salir de casa con el bote de hidrogel. Limpiar no es una cuestión de estética que pueda ser optativa; es una obligación higiénica para impedir la proliferación de microorganismos que disminuyen la salubridad en el hogar y ponen en riesgo la salud.

«Zonas olvidadas» y peligrosas

Además del inodoro, en nuestros hogares hay otros espacios peligrosos donde pueden proliferar los gérmenes. Según un estudio de Sanytol sobre hábitos de higiene en el hogar -realizado en conjunto por la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS) y la Universitat de Barcelona-, hay otras «zonas olvidadas» que también deberían desinfectarse a menudo, como son los estropajos y trapos de cocina (donde los patógenos pueden permanecer hasta dos semanas en condiciones húmedas); fregadero (la pila de la cocina concentra hasta 100.000 veces más gérmenes que el lavabo; según el citado estudio, el 14% de estos espacios alberga más de un millón de bacterias por metro cuadrado); grifos, bañeras, gomas de lavadoras y refrigeradores (la humedad y la materia orgánica acumulada en estas zonas crean un entorno perfecto para que crezcan las bacterias); cepillos de dientes y sus vasos (el 80% de los cepillos de dientes examinados tienen millones de microorganismos que podrían llegar a ser perjudiciales); suelos (las bacterias necesitan solo 10 segundos para colonizar el objeto que cae al suelo); tablas de cortar; pantallas de móviles y tablets (suelen tener hasta 30 veces más microorganismos que una tapa de baño limpia); pomos y tiradores (los expertos los consideran claves en la transmisión del virus de la gripe y de otros que provocan enfermedades respiratorias), y juguetes (pueden albergar, por ejemplo, ‘Streotococcus pneumoniae’ y ‘Streptococcus pyogenes’).

Las ansias por ponérselo muy difícil al SARS-CoV-2 ha hecho proliferar en las redes todo un ejército de fans de la limpieza que exhiben en las redes sus trucos y consejos. Por ejemplo, en Norteamérica triunfa Go Clean Co, con 1,6 millones de seguidores en Instagram y 51.600 en TikTok. Los vídeos del servicio profesional de limpieza de casas con sede en Canadá tienen millones de visitas con sus explicaciones sobre cómo limpiar la ropa, recomendaciones de productos y hasta guías para desatascar los filtros de su lavadora. Su empresa vende un manual virtual con instrucciones de limpieza para cada estancia de la casa que puede descargarse por 13,99 dólares (11,40 euros).

@gocleanco

Saturday scrub session @dawndishwash ##cleaning ##cleaningaddict ##cleaningchallenge ##cleaninghacks ##cleaningtips

♬ Back It Up (Gunshots Remix) – Tik Tok

En España también hay ‘instacleaners‘, cuya popularidad ha crecido en los últimos meses. Este es el caso de Laura Crespo, arquitecta con alma de decoradora que tiene por ‘leitmotiv’ «El orden es la felicidad», o de Pía Nieto, cuyos consejos de limpieza tienen rendidos a 10.600 fans.

Pautas a seguir

Para no quedarse corto ni pasarse, conviene seguir algunas pautas, aunque no son recomendaciones absolutas: varían mucho en función del tipo de vivienda, del número de personas que convivan, de lo cuidadosas que sean, de si hay o no mascotas, de la utilización de las estancias e, incluso, de la contaminación existente en la zona. La pregunta del millón es ¿cada cuánto hacer limpieza?

Según el número de personas que habiten la vivienda y el tiempo que se pase en ella, podrá variar la frecuencia. Pero, en general, hay algunas tareas que deben abordarse cada día y otras que pueden espaciarse. Cada uno decidirá sus necesidades, pero esto es lo que los expertos recomiendan.

-Fregar los platos o meterlos en el lavavajillas.

-Limpiar la encimera y la zona de fuego, vitrocerámica, etcétera.

-Barrer el suelo de la cocina (incluso varias veces al día).

-Dar una pasadita a la ducha, el lavabo…

-Fregar el suelo de la cocina y del baño.

-Cambiar las toallas de más uso.

-Cambiar el paño de cocina.

-Vaciar las papeleras, si las hay.

-Limpiar el fregadero y el váter con lejía.

-Limpiar el polvo.

-Limpiar las plantas, si se tienen.

-Pasar la aspiradora.

-Limpiar el baño y todos sus elementos en profundidad.

-Limpiar el microondas por dentro.

-Cambiar la bayeta y el estropajo por unos nuevos.

-Limpiar los recipientes donde se guardan los útiles de limpieza.

-Limpiar la zona del cubo de basura.

-Limpiar los espejos.

-Limpiar barandillas y pasamanos.

-Cambiar la alfombrilla del baño.

-Lavar la cortina o fregar la mampara.

-Fregar los suelos que no sean de madera.

-Cambiar las sábanas.

-Limpiar el espacio de trabajo, pantallas, teclados, ratones, etc.

-Limpiar el teléfono fijo.

-Limpiar el mando a distancia de la tele.

-Limpiar los cristales.

-Limpiar el interior de algunos electrodomésticos, como la nevera, la lavadora, el lavavajillas, el horno…

-Limpiar los cubos y recipientes de basuras.

-Cambiar las fundas protectoras de las almohadas.

-Fregar los suelos de madera con agua y vinagre y la fregona muy escurrida.

-Limpiar el bote sifónico del baño de la acumulación de restos del lavabo, la ducha, el bidé… y otros desagües.

-Renovar la escobilla de baño.

-Si hay plantas de plástico, cambiarlas.

-Lavar las cortinas.

-Limpiar las lámparas.

-Limpiar las puertas y sus picaportes.

-Limpiar los radiadores.

-Limpiar los interruptores, regletas, cables y enchufes (con las debidas precauciones).

-Lavar edredones, mantas o colchas.

-Lavar cojines, almohadas, peluches y fundas de sofá.

-Limpiar la campana extractora de humos.

-Limpiar a fondo la nevera por dentro, gavetas, baldas, etcétera.

-Lavar la funda del colchón.

-Dar la vuelta al colchón.

-Limpiar las alfombras.

-Limpiar ventanas y persianas.

-Limpiar estores.

-Mover muebles y electrodomésticos para limpiar debajo y detrás.

-Limpiar el polvo de paredes y techos.

-Limpiar las juntas de los baldosines.

-Cambiar filtros de aparatos de ventilación y quitar el polvo de las rejillas con el aspirador.

-Vaciar el congelador y limpiar.

-Vaciar armarios y limpiarlos por dentro.

-Renovar los productos antipolillas.

El equipo necesario

Obviamente la limpieza de la casa cambiará si se convive con un paciente con coronavirus, en ese caso es mejor seguir las instrucciones que desde el Ministerio de Sanidad nos han ido dando estos meses. Por cierto, al entrar en casa lo mejor es dejar los zapatos fuera o quitárnoslos y desinfectarlos, lavarnos las manos y limpiar en profundidad las llaves, manillas de puertas, teléfono móvil, los alimentos que hayamos podido comprar y todo lo que hayamos tocado antes de lavarnos las manos.

Una vez que tenemos claro cada cuánto limpiar, lo siguiente que debemos saber es cuál es nuestro equipo básico necesario. Los expertos aconsejan invertir en una buena aspiradora para limpiar suelos y alfombras eficazmente, ya que es mejor que barrer, que levanta polvo. Hay que renovar la escoba, la fregona, el recogedor, el cubo, los barreños… con regularidad porque con el tiempo acumulan suciedad o pierden su eficacia. También conviene tener estropajos de calidad, un rascador, cepillos, un pulverizador para un limpiador multiusos y una buena cantidad de bayetas. Los guantes son imprescindibles para proteger la piel.

En cuanto a productos de limpieza, cada uno puede elegir entre sus marcas favoritas de friegasuelos, lavavajillas, limpiacristales, limpiamuebles, quitagrasas…

Pero hay una serie de productos imprescindibles. Como la lejía, que es un básico que desinfecta y blanquea, y es válida para todas las superficies de la cocina, el baño, los electrodomésticos, los suelos, cristales, pomos de puertas… Es mejor usarla diluida en agua fría.

El amoniaco es desengrasante y blanqueador, y es ideal para limpiar ventanas y cristales, también para suelos que no sean de madera. No es agresivo con los metales. Hay que usarlo disuelto en agua y preferiblemente en espacios ventilados. Nunca mezclar lejía y amoniaco.

El vinagre desengrasa y elimina los malos olores. Funciona para quitar la cal de los metales o para dar brillo a los suelos de parqué. También para el interior del horno.

Te puede interesar

El bicarbonato va bien para limpiar, desodorizar y blanquear, por ejemplo, limpia cazuelas, acero inoxidable, plata, vidrio… y también azulejos y sanitarios.

Club de Estilo de EL PERIÓDICO

En el Club de Estilo de EL PERIÓDICO nos gusta estar a la última, nos interesa la moda, la belleza, la decoración y los regalos. Aquí te explicaremos las últimas tendencias que más se llevan en la calle y en las redes sociales, y te daremos trucos para que no se te escape nada. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast