Girona no es Miami. No tiene su clima, su glamour o sus playas. Pero sí alberga un equipo de fútbol cuya afición merecía disfrutar de un derbi ante el líder de la Liga, el Barça. También de Messi, que la única vez que pisó Montilivi había sido oscurecido por el marcaje individual de Maffeo. El argentino volvió a ser decisivo, casi tanto o más que Ter Stegen, espléndido una vez más para permitir que el Barça sume su octava victoria consecutiva en esta Liga.

No se guardó nada en la chistera Valverde y sin embargo careció de brillantez su conjunto. Si sacó adelante el espinoso duelo en Montilivi fue más por sus virtudes individuales que por las colectivas. Esa inercia positiva llamada en el fútbol dinámica permitió al equipo azulgrana evitar que un rival entusiasta se convirtiese en un escollo insalvable.




















El Girona mereció mejor premio que el conseguido durante buena parte del encuentro





El oficio, que no el fútbol, fue la principal arma del líder. El Girona mereció mejor premio que el conseguido durante buena parte del encuentro y solo al final, cuando los locales jugaron con diez, por expulsión de Bernardo, pudieron respirar con alivio los azulgranas. El partido alumbra a Semedo como goleador y vuelve a elevar a Messi como el genio superlativo que es.

Al Barça le bastó con aprovechar los pocos errores de la oronda defensa gironesa para hacer mucho daño. Con un ritmo más bien lento y controlador, casi despreocupado. Sin gobernar el partido, pero dominando las zonas del campo que más importan, las áreas. Así salió adelante el equipo de Valverde en un campo minado para cualquier visitante.









Lionel Messi hace el segundo en Girona
Lionel Messi hace el segundo en Girona
(Manu Fernandez / AP)

El primer gol llegó en la primera incursión en el área de los azulgranas. Una jugada repleta de errores que, en última instancia, benefició a Semedo. El lateral se encontró el balón dentro del área y golpeó con la izquierda para estrenarse como goleador con la camiseta azulgrana. Todavía no existían las área en el partido y el Barça ya encarrilaba su octava victoria consecutiva.


















El Girona demostró enormes virtudes en la presión durante el primer tiempo. No fue capaz el Barça de dotar de velocidad al esférico y sus posesiones eran fugaces. Los únicos momentos de lucidez futbolística los aportó Messi, que retrasó su posición en muchas ocasiones para participar en la construcción. El argentino fue de nuevo el inventor del equipo, pero casi nadie le acompañó en su tarea.


Coutinho volvió a estar demasiado errático





El más errático fue Coutinho, que en esta ocasión dio la de arena. El brasileño se mostró inseguro en demasiadas intervenciones, sobre todo a la hora de definir. Al cuarto de hora Messi le regaló el segundo tanto del partido, pero en el mano a mano expresó una vez más la crisis de confianza que atraviesa. Sin oposición, fue incapaz de conducir con tino y sobre todo de superar Bono en la salida.

A partir de ahí la actitud azulgrana fue más parsimoniosa. Los hombres de Eusebio mantuvieron la presión y tanto Messi como Coutinho se diluyeron en el encuentro. El Girona reclamó un penalti por agarrón de Jordi Alba a Stuani y a continuación fue el Barça el que reclamó pena máxima por posible mano de Pere Pons en un disparo de Messi desde la frontal.




















Lionel Messi celebra su gol con Semedo
Lionel Messi celebra su gol con Semedo
(Lluis Gene / AFP)

Se enmarañó en duelo con protestas constantes y con entradas a destiempo que frenaron el ritmo de ambos equipos. Fueron los mejores minutos para el Girona, que logró intimidar a Ter Stegen con balones colgados. En uno de ellos Bernardo casi encuentra el gol. La mejor opción llegó justo antes del descanso. Una buena presión sobre Luis Suárez dejó a Stuani ante el portero. El rechace lo recogió Portu y Piqué, bajó palos, evitó el empate.

El Girona redobló su ambición tras el descanso y solo la pericia de Ter Stegen bajo palos impidió que el merecido empate subiese al marcador. Stuani lo probó de todas las formas, pero el alemán hizo gala de unas condiciones formidables para frustrar al uruguayo. Cuando mejor estaban los locales, el árbitro González Fuertes se inventó una expulsión que cercenó las posibilidades del Girona.


La expulsión de Bernardo, la sentencia





Bernardo vio la segunda amarilla tras una falta dudosa sobre Luis Suárez y con ello claudicó el equipo de Eusebio. Con diez, sacaron el orgullo durante algunos minutos para llegar a la portería azulgrana. Pero la superioridad permitió al Barça recuperar el control y abandonar la pereza ofensiva que había ofrecido durante muchos minutos.


















Valverde optó por Arthur antes de que la situación se descontrolase más. Volvió la cordura al juego azulgrana. Jordi Alba apareció en campo contrario y, sobre todo, volvió a recibir con espacios Messi. A falta de un cuarto de hora esta sociedad firmó otra de sus habituales obras de ingeniería. El lateral rompió al espacio, el delantero definió con majestuosidad. Nuevo triunfo del Barça, quizás más gris que en otras ocasiones, pero tan necesario que debe ser motivo de enorme alegría en el Camp Nou.


Ficha técnica:

Girona, 0 – Barcelona, 2





0 – Girona: Bono; Pedro Porro, Alcalá, Bernardo Espinosa, Juanpe, Valery Fernández; Pere Pons, Aleix García (Douglas Luiz, m.68), Granell (Seung-Ho Paik, min. 85); Portu (’Choco’ Lozano, min. 80) y Stuani.

2 – Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet (Vermaelen, min.77), Jordi Alba; Rakiti, Sergio Busquets (Sergi Roberto, min.81), Arturo Vidal (Arthur, min.57); Messi, Luis Suárez y Coutinho.

Goles: 0-1, m.9: Semedo. 0-2, m.67: Messi.

Árbitro: González Fuertes (Comité asturiano). Mostró tarjeta amarilla Bono (min.52) y Juanpe (m. 69), por el Girona, y a Lenglet (min.30), Arturo Vidal (min.36) y Sergio Busquets (min.43), por el barcelona. Expulsó por doble amonestación al local Bernardo Espinosa (min.27 y 50).

Incidencias: Partido de la vigésima primera jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 14.021 espectadores.




















All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast