• Ocho autonomías, entre ellas Catalunya, se mantienen en alerta máxima
  • Todas las comunidades salvo tres superan el peor umbral de incidencia de contagios entre los mayores de 65 años

Se habla ya de la posibilidad de que una tercera ola llegue a España en enero cuando aún no ha amainado la segunda. Lo muestra con claridad el informe publicado por el Ministerio de Sanidad a partir de los indicadores incluidos en el ‘semáforo’ acordado el pasado octubre por el Gobierno y las comunidades autónomas. Ocho de las 17 autonomías se encuentran aún en el nivel de alerta 4 o riesgo extremo, entre ellas Catalunya. Otras siete están en el 3 o riesgo alto. Sólo Galicia y Canarias figuran con peligro bajo y no hay ni una sola en situación de normalidad, el nivel a partir de los cuál se empezaron a relajar las restricciones el pasado mayo.

La caída en la incidencia acumulada de casos en 14 días por 100.000 habitantes, casi ininterrumpida desde el pasado 9 de noviembre, puede haber llevado a un optimismo excesivo. La semana se ha cerrado con 189 casos para el conjunto de España, muy lejos de los 529 del 9 de noviembre. Solo Cantabria y Euskadi siguen ligeramente por encima de los 250, aunque Madrid ha experimentado un retroceso en las dos últimas jornadas, que la próxima semana habrá que comprobar si está vinculado a los excesos del puente y se convierte en un cambio de tendencia.

Titulares optimistas

La incidencia de casos es el indicador más en boga porque es el más accesible, el más simple de interpretar y el que puede predecir el comportamiento futuro de las hospitalizaciones y las muertes. Su caída ha dado pie a titulares optimistas pero no es el único que se tiene en cuenta para elaborar el semáforo de Sanidad. Los expertos suelen insistir un análisis certero requiere contemplar muchas más variables. 

Desde la semana pasada el ministerio elabora un informe de periodicidad semanal que incluye todos los indicadores incluidos en el semáforo de los diferentes niveles de alerta. En la edición de esta semana figuran en riesgo extremo Catalunya, Aragón, Comunidad Valenciana, las dos Castillas, Euskadi, Asturias y la Rioja.

Cifras coronavirus

Dos de las que primero afrontaron la segunda ola, Madrid y Navarra, han pasado al nivel siguiente, el del riesgo alto, junto a Cantabria, Extremadura, Andalucía y Baleares. Respecto a la situación del informe anterior, fechado el 3 de diciembre, sólo han mejorado Madrid, Galicia y Extremadura. Las tres regiones han bajado un escalón en su nivel de riesgo. 

El repaso por provincias puede ofrecer una visión algo más optimista. 21 de las 50 están en riesgo extremo, aunque son las más pobladas, a excepción de Madrid. Las cuatro provincias catalanas están en el nivel máximo.

Los seis indicadores

Los indicadores con los que se elabora el mapa de colores se dividen en cuatro epidemiológicos y dos asistenciales. Con que dos de los referentes a los contagios y uno de los hospitalarios estén en la máxima alerta ya se sitúa a un territorio en ese nivel.

Uno de los datos epidemiológicos clave es la incidencia de casos en los mayores de 65 años. El umbral a partir del que se considera muy extremo el riesgo es aquí más bajo, de 150 casos por 100.000 habitantes y lo superan todas la autonomías salvo Navarra, Murcia y Canarias. Es el dato al que hay que prestar más atención, según los expertos, porque es la población más susceptible a causar más hospitalizaciones, ingresos en ucis y muertes. Si los casos se acumulan en la franja de edades más jóvenes, su impacto será menor.

Buen porcentaje de positividad

El porcentaje de positividad de la pruebas es el indicador con mejores datos. Ninguna autonomía está en el nivel máximo, es decir, a partir del 15%. La irrupción de las pruebas de antígenos ha facilitado bajar a la gran mayoría de este umbral.

Tampoco está mal España en el grado de trazabilidad de los casos. Es decir el porcentaje de casos positivos en los que se ha detectado su origen. Sólo Euskadi no consigue subir del 30% que marca el listón del peor nivel.   

Los indicadores asistenciales son los más simples y su información la da a diario el ministerio. Para salir del riesgo extremo hay que bajar del 15% en el grado de ocupación de las camas hospitalarias o el 25% en la ucis. Todas comunidades situadas actualmente en ese nivel de alerta incumplen este último requisito. Superan el 25% de ocupación.

Te puede interesar

1.372 fallecidos esta semana

En el semáforo no figura la mortalidad. Ésta sigue a la baja, pero aún con cifras dramáticas. La semana se ha cerrado con un total de 1.372 fallecidos, unos 200 menos que la anterior y lejos de los 2.000 semanales de todo noviembre.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast