La soflama a favor del turismo del primer teniente de alcalde Jaume Collboni conjuga con el estreno teatral de Emma Riverola y Cayetana Guillén Cuervo y los fogones de Carles Gaig

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, reclamaba hace unos días más aviones, más barcos y más vacunas. En tiempos de bonanza económica hay quien pediría reducir las tres cosas, pero ahora es lo mejor que le puede pasar a Barcelona. O llegan turistas por tierra, mar y aire o nos vamos al garete. Si a la pandemia le sumamos el desgobierno de la Generalitat, el daño final puede ser irreparable para los catalanes. En Barcelona, la cosa no anda mucho mejor, pero hay detalles para un cierto optimismo.

Al menos, eso es lo que transmite Collboni. Un político que apuesta más por trabajar que por sumarse a todas esas polémicas dialécticas y tuiteras que empiezan a saturar al personal. El político del PSC me cuenta que en la ciudad se están haciendo muchas cosas; que es optimista respecto al futuro del Museo Hermitage y que pronto habrá novedades. “Seguro que encontraremos una fórmula mixta que contente a todas las partes”.

Buch, López, Laporta

Las partes son los que están muy a favor y los ‘antihermitage’. Unos lo ven en clave para atraer más turistas y los otros que no se puede potenciar un nuevo museo cuando el MNAC o el MACBA carecen de recursos. En fin, que a Collboni no lo quiero poner en un aprieto y omito preguntarle por el ‘exconseller’ de Interior Miquel Buch. Corre por la ciudad que podría optar a un nuevo cargo en el Port de Barcelona. Sería su segunda oportunidad. Joan Laporta lo descartó como director de seguridad del Barça en favor del comisario, Ferran López. Y eso que Buch venía recomendado de Waterloo.

En fin. Tampoco hablamos de los primeros movimientos que se están produciendo para desbancar a Colau. Lo comentamos aquí y cada día coge más fuerza la posibilidad de que el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, intente liderar una candidatura para presentarse como alcalde. El principal problema es que deberá crear un nuevo partido. Los tradicionales, a excepción del PSC, parecen tocados de muerte.

Más teatro, por favor

A Colloboni, por cierto, me lo encontré en el estreno de ‘#PuertasAbiertas’, donde también divisé a Josep Maria Pou, Montse Guallar, Eduardo Mendoza, Santi Balmes o Carles Sans. Y es que en estos tiempos que corren hay que aplaudir a las actrices o actores foráneos como Cayetana Guillén Cuervo o Imanol Arias que apuestan por Barcelona cuando en Madrid pueden llenar más los teatros. Eso sí, en el Romea ya daban por hecho que el Procicat aprobará un aforo del 70%.

‘#PuertasAbiertas’ es una obra de la escritora Emma Riverola, donde podemos disfrutar de una pletórica Cayetana Guillén Cuervo muy bien acompañada por Ayoub El Hilali. La obra es dura y recuerda los tristes atentados de París. Cayetana, por cierto, que es hija de actores catalanes, está encantada de volver a actuar en Barcelona. “Piensa que he pasado toda mi infancia entre los camerinos de los teatros catalanes y me siento muy feliz cada vez que visito esta ciudad’. Por su parte, Ayoub, el joven actor nacido en Libia, de padres marroquíes y que habla un castellano y un catalán perfectos, estaba en una nube tras actuar junto a Guillén Cuervo. 

Mientras, Imanol Arias triunfa en el Poliorama tras 22 años sin pisar los escenarios teatrales y está arrasando con la obra ‘El coronel no tiene quien le escriba’ de Gabriel García Márquez. Imanol es otro de los actores, en este caso leonés, a los que les encanta actuar aquí y aprovechar sus estancias para visitar todos los rincones de la ciudad. Esta misma semana se le ha visto en el Parc Güell. Seguro que le ayudará para desconectar de sus problemas con Hacienda que tan mal se lo han hecho pasar. El jueves le explicó a Toni Clapés que le piden cárcel aunque ya no debe un euro y que ahora la Agencia Tributaria le ha ofrecido pactar…

Carles Gaig se hace cargo del restaurante Petit Comitè.

/

MARTÍ FRADERA

Noticias relacionadas

Las manos en la masa

Y también hay que reconocer esta semana el esfuerzo que han realizado el chef Carles Gaig y su esposa, Fina Navarro, reabriendo el restaurante Petit Comité. El amor por su oficio y las ganas de trabajar de Carles y Fina han podido más que las estrictas normas del Procicat y allí están dándolo todo en el pasaje de la Concepció. Un local que fundó Fermí Puig, luego pasó a manos de Nandu Jubany y ahora a Carles Gaig. Estrenaron el jueves y, como Cayetana e Imanol, también están que se salen.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast