“;ultimaHoraHtml += “

“;ultimaHoraHtml += “

” + json.title + “

“;if (json.lead !== “”) {ultimaHoraHtml += “

” + json.lead + “

“;}ultimaHoraHtml += “

“;
document.getElementById(“urgente”).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});











Surcoreanos protestan por las 'mujeres de confort'

REUTERS / KIM HONG-JI






Publicado 01/02/2019 6:38:35CET

SEÚL, 1 Feb. (Reuters/EP) –

Un grupo de manifestantes surcoreanos han marchado este viernes junto al ataúd de una activista por las ‘mujeres de confort’, las cerca de 200.000 coreanas que fueron utilizadas como esclavas sexuales por la tropas japonesas durante el periodo colonial de Japón sobre la península de Corea (1910-1945), hasta la Embajada de Japón.

Un coche fúnebre con el ataúd de Kim Bok Dong, una mujer que fue obligada a prostituirse en tiempos de guerra y que murió la semana pasada, ha llegado a la Embajada japonesa para resaltar la difícil situación de las ‘mujeres de confort’.

“Japón debe disculparse” o “Japón proporciona una compensación formal”, son algunos de los cánticos que se han escuchado en la manifestación.

Los manifestantes llevaban pancartas en las que agradecían a Kim, de 93 años, su dedicación a la causa. Algunos signos tenían forma de mariposa, un símbolo de la libertad para las mujeres que sufren.

En 2015, ambos países firmaron un acuerdo que resolvía “de forma irreversible” el asunto, por el cual Japón se comprometió a pedir perdón y crear un fondo para compensar a las víctimas y sus familias dotando con 1.000 millones de yenes (unos ocho millones de euros).

Japón asegura que las solicitudes se han resuelto mediante acuerdos y disculpas pasadas y ha insistido en que la disputa puede amenazar las relaciones entre ambos países. El Gobierno del presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, ha dicho que no buscará renegociar el acuerdo de 2015.

Con la muerte de Kim, solo quedan 23 supervivientes coreanas con vida, lo que demuestra el sentido de urgencia detrás de los esfuerzos de las mujeres para recibir una disculpa formal y una compensación legal de Japón mientras sus voces puedan escucharse.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Internacional