• Exjugadores del Espanyol rememoran el último derbi disputado en el mítico estadio el 9 de febrero de 1997 (2-0).

Han pasado 25 años, pero ese derbi siempre quedará en la retina de quienes lo vivieron. Era la última cita con el Barça en Sarrià y acabó con una victoria tan inesperada como apoteósica del Espanyol (2-0). Ocurrió el 9 de febrero de 1997. Siete meses después, la casa perica fue demolida. Atrás quedaron montones de recuerdos, imágenes y emociones que siempre acaban volviendo a la memoria, especialmente en semanas intensas de derbi como esta. 

Fue la última victoria del Espanyol ante el Barça en Sarrià y aún no ha llegado la primera en la Liga en Cornellà, el templo perico estrenado en 2009. No triunfan los blanquiazules en casa desde 2007, cuando el equipo de Ernesto Valverde tumbó al Barça en Montjuïc (3-1). Han pasado ya 15 años. 

El pichichi Ronaldo

Esa victoria sellada con goles de Luis García, Tamudo y Rufete llegó una década después de la noche histórica en la que el conjunto de Vicente Miera (Paco Flores le sustituiría semanas después) superó al Barça del inolvidable Bobby Robson, que acabaría segundo, a dos puntos del Madrid de Capello. En efecto, esa derrota le costaría el título a los azulgranas. Los blanquiazules acabaron en la 12ª plaza. 

25 años de último derbi Espnayol-Barça en Sarrià

Fue también la temporada en la que se aplicó por primera vez la ley Bosman, que consideraba a cualquier jugador de la Unión Europa como del propio país, sin ocupar plaza de extranjero. Ronaldo Nazario fue pichichi (34 goles) y Songo’o, el meta del Deportivo, el Zamora. 

Raducioiu y Figo

El Espanyol caminaba sin pena ni gloria por la Liga y se presentó al derbi de Sarrià con una sola victoria en las seis anteriores jornadas. No pintaba bien la cosa, pero saltó la sorpresa. Dos penaltis sellados por el gran Florin Raducioiu (m. 14 y 50) hundieron a los azulgranas en un partido marcado por la expulsión de Figo a los 20 minutos. 

«Los recuerdos son maravillosos. Vicente Miera preparó muy bien el partido. La atmósfera era fantástica. Sarrià estaba lleno. Aún me emociono cuando recuerdo aquel ambiente con las banderas blanquiazules y todos los hinchas. Había la conciencia de que podíamos ganar. Lo había hablado con mi gran amigo Mauricio Pochettino, con Herrera… Y lo hicimos», apunta el goleador de la noche en una charla telefónica con EL PERIÓDICO desde Arad (Rumanía), donde jugará este domingo el Dínamo de Bucarest, club en el que ejerce como director deportivo.

La victoria de los periquitos

«Era el partido de nuestra vida. El primer penalti lo tiré mal, pero entró. El segundo lo tiré perfecto. Antes de lanzarlo me vino Guardiola y me dijo ‘lo vas a fallar hijo de puta’. Pero lo metí. Se me daba bien Vítor Baía. También recuerdo la cara de cabreo de Mourinho al lado de Robson», añade Raducioiu, que se midió con su compatriota Popescu.

«Guardiola me dijo ‘lo vas a fallar hijo de puta’ antes del segundo penalti, pero lo metí. Fue una noche genial. Aún recuerdo la cara de cabreo Mourinho»

Florin Raducioiu / Exdelantero

«Le pusimos todo el corazón del mundo. Ganar o empatar contra aquel Barça era una odisea. Era el ‘dream team’ de entonces»

Moisés Arteaga / Excentrocampista

«La clave fue la defensa. Mauricio estuvo inmenso ante Ronaldo. Aquel Barça era monstruoso. Lo celebramos a lo grande. Fue la victoria de todos los periquitos. Nunca olvidaré lo que hizo por mi Espanyol. Aún miro mis goles en Sarrià, los tengo grabados», cuenta el exariete, de 51 años, que jugó en las cinco grandes Ligas de Europa (España, Inglaterra, Italia, Alemania y Francia). 

Con el corazón

Desde Chiclana atiende Moisés Arteaga. Acaba de impartir una clase de spinning en el gimnasio donde trabaja de monitor. Luego le tocará una de pilates. El fútbol o ha dejado de lado, aunque tiene el título de entrenador UEFA Pro. «El Barça era muy superior a nosotros. Era el dream team de entonces. Empatar contra ellos ya era una odisea. Le pusimos todo el corazón del mundo. Fue una alegría enorme», apunta el gaditano, que vistió nueve años la camiseta blanquiazul y alzó la Copa de 2000 como capitán. 

«Salimos con todo aquel día. Sabíamos que era el último derbi con nuestra gente en Sarrià. Eran partidos fantásticos, se respiraba un ambiente más intenso que ahora. Aquella derrota les pasó factura, les costó la Liga». ¿Puede repetirse el triunfo el domingo? «En casa siempre se puede. No importa la racha. La clave es la unión, aplicar el espíritu que teníamos nosotros»·.

«Queríamos irnos de Sarrià con un bonito recuerdo. Fue muy pasional, es un triunfo que nunca se olvidará»

Cristóbal Parralo / Exlateral

«Todos nos salió de cara aquel día. El Barça actual es más terrenal, veo las fuerzas más equilibradas»

Luis Cembranos / Exmediapunta

Aquella noche de 1997 jugó Luis Cembranos por detrás de Radu. Formado en el Barça, el mediapunta estuvo tres temporadas en el Espanyol y recuerda con nostalgia el ambiente de Sarrià. «Eran otros tiempos, otros horarios, se vivía muchísimo en el barrio. Aquel día nos salió todo de cara. Los penaltis, la roja de Figo… Ganamos relativamente fácil», dice el antiguo mediapunta, de 49 años, que tuvo su última experiencia como técnico en Leganés. Cembranos ve opciones para los pericos este domingo. «Este Barça es más terrenal. Las fuerzas están más equilibradas».

«Una buena oportunidad»

Desde Galicia reflexiona Cristóbal Parralo, actual técnico del Racing de Ferrol. La puerta 2 del RCDE Stadium lleva su nombre, tras jugar seis años en el club perico (1995-2001). También estuvo un curso en el Barça (1991-92), el del éxito en Wembley.

Noticias relacionadas

«Ha pasado 25 años, pero recuerdo aquel derbi. Queríamos irnos de Sarrià con un bonito recuerdo. Fue un duelo muy pasional, un triunfo que nunca se olvidará», cuenta el exlateral, de 54 años. También espera un partido igualado en Cornellà. «El Barça está en transición, con chicos muy jóvenes, fichajes recién llegados… Ya fue muy ajustado en la primera vuelta. Es una buena oportunidad para el Espanyol». 

All copyrights for this article are reserved to Portada