“;ultimaHoraHtml += “

“;ultimaHoraHtml += “

” + json.title + “

“;if (json.lead !== “”) {ultimaHoraHtml += “

” + json.lead + “

“;}ultimaHoraHtml += “

“;
document.getElementById(“urgente”).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});









Concentración de taxistas en la puerta del Sol de Madrid

Ricardo Rubio – Europa Press





Actualizado 30/01/2019 12:05:02 CET

Reclaman que tengan una segunda licencia urbana, cumplan la normativa medioambiental y no lleven las lunas tintadas

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) –

Las asociaciones de taxistas de Madrid proponen que los vehículos de alquiler con conductor (VTC), los que dan servicio a plataformas como Uber y Cabify, estén obligados a contratar sus servicios en la Comunidad con una antelación mínima de una hora y que sus trayectos no sean de menos de 5 kilómetros de longitud.

Se trata de las principales reivindicaciones que recoge la nueva propuesta de regulación que los taxistas de la capital han remitido al Gobierno regional este miércoles, cuando cumplen su décimo día de movilizaciones y paro indefinido.

En su propuesta, el gremio insiste en demandar que los VTC tengan que contratar sus servicios con una antelación “mínima de 60 minutos” y además se habilite a los ayuntamientos para aumentar incluso este intervalo de tiempo en función de la gestión de la movilidad del municipio “conforme a criterios de densidad poblacional, gestión del tráfico o por cuestiones medioambientales”.

También piden recoger por ley que los VTC no puedan circular por la vía cuando terminan el servicio, sino que estén obligados a regresar a una base, y que no estén geolocalizados en las plataformas por las que se contratan.

Además, solicitan que los coches de empresas los VTC solo realicen recorridos de, al menos cinco kilómetros de longitud, distancia que, no obstante, se podrá ampliar por normativas municipales en función de las características de cada población, y el tamaño y necesidad de servicio.

VEHÍCULOS ‘ECO’ Y VENTANILLAS SIN TINTAR.

En su propuesta, los taxistas también reivindican que los coches de Uber o Cabify tengan que obtener una segunda licencia de carácter urbano, que conceda el Ayuntamiento, para circular por la capital, y que además de dispongan de los correspondientes distintivos medioambientales.

En este sentido, piden asimismo que en los procesos de renovación de la flota, los VTC, al igual que ya hacen taxistas y autobuses urbanos, “propicien” la introducción de los vehículos más eficientes en cuanto a “minimización del ruido y de las emisiones”.

En el capítulo de las características de los vehículos, los taxistas reclaman que los coches VTC no tengan las ventanillas tintadas, sino que sean “transparentes”.

Además, se incide en que estos vehículos siempre estén identificados como prestadores del servicio que realicen mediante el correspondiente “distintivo identificativo”, y lleven a bordo la hoja de ruta y el contrato suscrito con el cliente.





Contador













All copyrights for this article are reserved to Economía