«;ultimaHoraHtml += «

«;ultimaHoraHtml += «

» + json.title + «

«;if (json.lead !== «») {ultimaHoraHtml += «

» + json.lead + «

«;}ultimaHoraHtml += «

«;
document.getElementById(«urgente»).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});







Publicado 02/02/2019 13:45:34CET

PARÍS, 2 Feb. (EUROPA PRESS) –

El movimiento social de los ‘chalecos amarillos’ ha vuelto a salir a las calles y a las carreteras francesas para recordar a los heridos durante las doce semanas de protestas y contra el uso de armas disuasorias por parte de la Policía, particularmente en París.

En París, Lyon o Montpellier, los manifestantes pretenden denunciar el uso policial de pelotas de goma o ‘flashball’, que se han empleado unas 9.200 veces desde el inicio del de las protestas, y que ha causado lesiones graves a los manifestantes, entre ellos Jerome Rodrigues, uno de los líderes de las marchas, quien ha caminado hoy en París, parche en el rostro.

Según el diario ‘Libération’, 144 manifestantes han sufrido graves heridas durante las protestas, entre ellas 92 por el impacto de pelotas de goma. Catorce de los heridos han perdido la visión de un ojo.

«Para poner fin a la fuerza excesiva impuesta por el Gobierno para silenciar la protesta, se invita a los manifestantes a venir con vendas en el ojo, parches, vestidos de rojo sobre chalecos amarillos, para simular la sangre», según las convocatorias en Facebook.

La presencia policial también se ha dejado notar en la ciudad de Valence, donde se espera la segunda gran marcha del día, acompañando a la de la capital, informa ‘Le Figaro’.

AUTORIZACIÓN JUDICIAL

El Consejo de Estado, el máximo tribunal administrativo de Francia, dictaminó el pasado viernes que la Policía puede seguir usando pelotas de goma para dispersar manifestaciones, después de las críticas surgidas contra este sistema durante las protestas de los ‘chalecos amarillos’.

La corte ha recordado los reiterados actos de vandalismo que han tenido lugar en el marco de estas movilizaciones y ha advertido de que, ante la posibilidad de que la violencia se repita en el futuro, las fuerzas de seguridad deben poder usar pelotas de goma, siempre y cuando los agentes recurran a ellas solo en casos necesarios y no disparen a la cabeza.

Las autoridades, entretanto, han defendido la necesidad de utilizar distintos equipos para reprimir a los manifestantes violentos, aunque han comenzado a equipar a los agentes con cámaras para captar en vídeo potenciales momentos de tensión.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast