La primera encuesta sobre las elecciones generales los comicios de Castilla y León ha evidenciado que el Gobierno y el principal partido de la oposición tiene algunos motivos para estar preocupados después de no salir muy bien parados de la contienda autonómica. El barómetro del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO y todos los medios del grupo Prensa Ibérica se elaboró, a partir de un millar de entrevistas, del 14 al 16 de febrero, es decir, los tres días siguientes a las elecciones en Castilla y León, pero justo antes del cisma entre Casado y Ayuso.

Estas son los principales ‘zascas’ del sondeo a PSOE y PP, con gráficos incluidos.

30 escaños menos para el PP

2022 comenzó con empate técnico entre Pedro Sánchez y Pablo Casado, que buscaba impulsarse con el trampolín de Castilla y León. Pero la victoria pírrica le dejó en una situación de debilidad que ha permitido a las izquierdas recortar terreno a las derechas. Casado se quedaría con el 20,6% de los sufragios y 85-88 diputados (hoy tiene 89). En el anterior sondeo del GESOP, publicado en julio del año pasado, el PP se situaba entonces 5,4 puntos y 30 diputados por encima de su estimación actual.

Vox, a 20 diputados del PP

Propulsado por las urnas en Castilla y León, Vox infligiría un nuevo bocado electoral que le auparía hasta el 18,2% de los votos y 66-69 parlamentarios (hoy tiene 52). Tres de cada cuatro votantes de Santiago Abascal en 2019 elegirían hoy la misma papeleta, consignando así la fidelidad de voto más alta. El ‘sorpasso’ de Vox al PP es ahora una amenaza mayor que hace medio año, dado que la distancia entre ambas formaciones es de 2,4 puntos y 20 diputados.

Sánchez ganaría a la baja

El presidente del Gobierno ganaría hoy las elecciones generales con una holgura de 5,4 puntos respecto al PP, aunque con un resultado peor que el que recabó en 2019. Sánchez obtendría el 26% de los votos y 110-113 escaños (ahora tiene 120). El PSOE, en estos siete meses, ha retrocedido 1,3 puntos y siete escaños.

Socialistas y populares registran una fidelidad de voto similar, alrededor del 56%, y ambos partidos tienen a tres de cada 10 electores indecisos. Esa es su principal fuga de votos, pues, en el caso del PP, los ultras de Vox solo le arrebatan, por el momento, al 14,3% de quienes le votaron en 2019. El porcentaje global de indecisos del sondeo es del 23,4%.

Díaz, la preferida de los socialistas

Si en el bloque de izquierda baja el PSOE, Unidas Podemos ha frenado su erosión y cosecharía el 12,5% de los votos y 34-36 escaños (hoy tiene 35). Resistiría, sobre todo, por el tirón de la vicepresidenta Yolanda Díaz, que es la líder más valorada (4,9), la mejor puntuada entre sus propios votantes y la que recibe más nota entre el electorado del PSOE que el propio Sánchez.

La suma de los socios del Gobierno, que hoy es de 155 diputados, se movería en una horquilla de 144 a 149 escaños, y solo con el apoyo de Más País podría igualar su marca actual. La suma de las tres derechas (PP, Vox y Cs) mantiene ahora una ventaja de una decena de diputados (152-159), algo por debajo de la que tenía meses atrás. Pese a esta ventaja, el varapalo dejaría a Casado con pocas opciones de intentar desbancar a Sánchez, y menos con Vox como aliado imprescindible. Y el PSOE seguiría necesitando, entre otras, la compañía de ERC, que repetiría sus 13 escaños actuales.

El barómetro del GESOP pone de manifiesto una gran insatisfacción entre los españoles por la situación económica y la gestión del Gobierno de coalición. El 50,5% de los ciudadanos suspenden al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que, en cambio, recibe un 24,3% de aprobados. Aunque el electorado conservador es el más crítico, uno de cada cuatro votantes del PSOE y uno de cada cinco de Unidas Podemos suspenden la gestión del Gobierno.

Presión al PSOE para aislar a Vox

Aunque Sánchez le ha puesto un precio muy elevado a su abstención, casi la mitad de los españoles, el 49,4%, creen que los socialistas deberían investir al candidato del PP a la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, para evitar que pacte con Vox. Un 30,5% rechaza esta posibilidad y un 20,2% no sabe o no contesta. Incluso los votantes socialistas parecen tenerlo claro: el 60,6% apoyan facilitar la investidura frente a un 24,8% que lo rechaza.

Noticias relacionadas

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Este es un contenido especial para la comunidad de lectores de El Periódico.

Para disfrutar de estos contenidos gratis debes navegar registrado.

All copyrights for this article are reserved to Portada