La contaminación atmosférica afecta a capitales de todo el mundo y algunas ciudades del sudeste asiático encabezan la lista de mala calidad el aire. Además de las medidas más comunes para solucionar este problema global -entre las que destaca la reducción de las emisiones de los vehículos de combustión- en Bangkok (Tailandia) ha puesto en marcha este mes de enero dos iniciativas relativamente innovadoras: la lluvia artificial y los cañones de agua.

Las pruebas de lluvia artificial en las primeras semanas de enero ayudaron a mejorar los niveles de contaminación del aire en Bangkok, aunque aún superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han informado fuentes oficiales.


















El departamento de Control de la Contaminación de la capital tailandesa detalla que la lluvia artificial, generada con ayuda de aviones, junto a precipitaciones naturales contribuyeron a paliar parcialmente la polución, que se encontraba en niveles “insalubres” en algunas zonas de la capital a mediados de este mes, según informaciones difundidas por Efe .


DAZ07. BANGKOK (TAILANDIA), 22/01/2019.- Operarios tailandeses rocían agua en el ambiente a lo largo de la avenida principal de la ciudad para intentar paliar los efectos de la contaminación este martes en Bangkok (Tailandia). EFE/ Narong Sangnak
DAZ07. BANGKOK (TAILANDIA), 22/01/2019.- Operarios tailandeses rocían agua en el ambiente a lo largo de la avenida principal de la ciudad para intentar paliar los efectos de la contaminación este martes en Bangkok (Tailandia). EFE/ Narong Sangnak
(Narong Sangnak / EFE)






La producción de lluvia artificial con ayuda de productos químicos dispersados desde aviones ha sido aplicada con éxito parcial ente mientras se registraban en la ciudad condiciones óptimas para ayudar a las precipitaciones. En la misma línea, se han utilizado cañones de agua para rociar el aire de las partes céntricas y reducir las partículas en suspensión. No obstante, el departamento de control de la contaminación reconoce que la mejor forma de disipar la polución atmosférica es el viento y las lluvias naturales (sin contar con la reducción de las fuentes de contaminación).

Los incendios provocados en la agricultura, la actividad industrial y el tráfico, entre otros motivos, han incrementado en los últimos años la cantidad de partículas nocivas en el aire en Tailandia, situación que empeora en la estación seca (entre octubre y abril).


















Según el Departamento, el índice de calidad del aire (ICA) alcanzó hoy los 129 puntos en Bangkok, mientras que los niveles de PM2,5 (partículas de 2,5 micras o menos de diámetro) ascendieron a un máximo de 62 microgramos por metro cúbico (µg/m3). Las autoridades tailandesas recomiendan que los niveles de PM2,5 estén por debajo de los 50 µg/m3.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja la exposición durante más de 24 horas a concentraciones superiores a 25 µg/m3 de este tipo de partículas ante el riesgo de enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cáncer.

Bangkok se encuentra hoy en el puesto 20 de las ciudades con el aire más insalubre en el mundo en un ránking encabezado por Pristina, Lahore (Pakistán) y Dhaka, según Air Visutal, una empresa que mide la polución del aire en todo el mundo. JEC – Efe


(Foto: Narong Sangnak / EFE)



















All copyrights for this article are reserved to Internacional