El escritor franco-rumano Eugene Ionesco destacó por sus piezas teatrales en las que jugaba con la lógica por medio de textos burlescos con los que intentaba reflejar la soledad humana y retratar con un punto de humor el caos de este mundo por los que fue considerado, junto a Samuel Beckett, como el padre del absurdo. Ninguna palabra podría ajustarse mejor a la situación que estamos viviendo estos últimos meses. En su obra destacan títulos como La cantante calva, El rinoceronte o El rey se muere y, ahora, el Almería Teatre rescata uno de sus trabajos más premonitorios, Deliri a dos, a cargo de la compañía Bojum dirigida por Montse Bonet.

Cuando entramos en la sala, vislumbramos los cuerpos en movimiento de los dos protagonistas escondidos bajo las sábanas de un colchón y solo vemos sus piernas. En el decorado hay igualmente unas plantas y destaca a mano derecha una escalera metálica coronada por un marco que hará las funciones de ventana. Los protagonistas no tienen nombre son Él (Òscar Intente) y Ella (Montse Puga).

Discusiones irónicas de pareja

Pronto descubrimos que ambos abandonaron a sus respectivas parejas muchos años atrás pero están insatisfechos con su vida. Sus diferencias de criterio son ejemplificadas con una extraña teoría que Ella mantiene según la cual el caracol y la tortuga son el mismo animal y asegura que ellos nunca se ponen de acuerdo, ni siquiera tienen frío o calor a la vez. Reflexionan sobre el presunto fracaso de su matrimonio y se reprochan cosas, pero siempre con un punto de ironía, esto no es un drama de Bergman.

Su discusión se detiene cuando empiezan a escuchar las bombas que suenan en el exterior. Él mira por la ventana para investigar lo que está ocurriendo, fuera hay una guerra y se está dirimiendo quién será el vencedor. Vuelven a sí mismos para elucubrar sobre lo que podrían haber sido sus vidas si hubieran escogido otro camino y evocan unas experiencias que nunca vivieron. El conflicto en la calle se recrudece e incluso sus vecinos reciben una misteriosa visita.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Atrapados y confinados

No saben si quedarse o huir pero una fuerza invisible les impide salir de allí, como si estuvieran en El ángel exterminador de Buñuel. Enrollan el colchón, bailan y discuten sobre lo que es un muñeco que ha aparecido como por arte de magia. Sentados en el suelo y protegidos bajo la manta rememoran su infancia mientras la batalla llega a su fin y concluyen que todo el mundo está inmovilizado. Antes por la guerra y ahora están de fiesta porque se ha declarado la paz…

Es un texto complejo, fiel a la intención de Ionesco que, en tan solo una hora, plantea múltiples dilemas, desnuda a sus personajes, muestra sus miedos pero también su incapacidad de hacerles frente, con dos actores entregados a la causa en cuerpo y alma, una escenografía precisa y que juega también con la sugestión del sonido. Una pieza arriesgada y tan intemporal que resulta actual (son dos personajes confinados) y ofrece la posibilidad al espectador de leer entre líneas y sacar sus propias conclusiones. En ese sentido no estaría nada mal organizar un fórum posterior a la función para debatir puntos de vista. ¿Absurdo? Sí, pero también mucho más real de lo que aparenta. Un delirio con mucho sentido. 

item

‘Deliri a dos’

¿Dónde? Almería Teatre (Sant Lluís, 64).

¿Cuándo? jueves a sábado (19 h.) y domingos (17 horas). Hasta el 21 de febrero.

Precio: de 11 a 20 euros.

Más información: Almería Teatre.

Te puede interesar

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast