El conjunto italiano reaparece en el camino dos años después con un equipo más evolucionado, sustentado en la mejor defensa de Italia y luchando por el ‘Scudetto’.

El Nápoles sugiere el recuerdo del comienzo de la peor época del Barça. El único precedente de la historia se sitúa en febrero de 2020 (antepenúltimo partido antes del parón por la pandemia) con el empate de la ida (1-1) y el 3-1 de la vuelta de agosto, seis días antes de la inolvidable atomización frente al Bayern (2-8).

El once italiano es una versión 2.0 de aquel equipo. Un Nápoles evolucionado, con un entrenador igual de enérgico que el anterior (Luciano Spalletti ha sustituido a Gennaro Gattuso), una defensa solvente (la menos goleada de la Serie A y la tercera más segura de las grandes ligas europeas) y un ataque suficientemente eficaz como para situarse en el tercer puesto de Italia, detrás del renacido Milan y del Inter, y con opciones de luchar por el título. El Barça aún anda recogiendo escombros y reconstruyéndose del colapso que perpetraron el coronavirus y la gestión de Josep Maria Bartomeu.

Spalletti dejó el Inter en 2019 y reanudó su carrera en 2021, con la llamada del Nápoles.

Un técnico medio retirado

Spalletti andaba medio retirado tras dejar el Inter en 2019, disfrutando (o no) de la anticipada jubilación cumplidos los 62 años, y una llamada de Aurelio de Laurentiis, el presidente del Nápoles, le despertó el morbo del fútbol y el interés por conocer al emblemático representante del sur. El estadio Diego Armando Maradona vuelve a vibrar con la posibilidad de añadir el tercer Scudetto a los que dejó ad aeternum el desaparecido mito argentino.

«Quiero ver nuestra fuerza, las ganas de ir más allá de nuestro límite»

Luciano Spalletti / Entrenador del Nápoles

El sábado se frustró el primer asalto al liderato con el empate ante el Inter, el exequipo de Spalletti. La frustración se agravó con dos sensibles lesiones.

Matteo Politano sufrió una rotura en el sóleo de la pierna derecha y Stanislav Lobotka, el centrocampista eslovaco que jugó en el Celta y que se ha adelgazo seis kilos en Italia, acabó con una sobrecarga en los isquiotibiales. El mexicano Hirving Lozano, que fue en 2019 el fichaje más caro de la historia del club (42 millones), estaba descartado por la luxación del hombro derecho que sufrió con la selección. El récord ya no le pertenece. 

El capitán Insigne es el ‘caso Dembélé’: no solo no ha renovado, sino que ha firmado ya por el Toronto.

Lo batió Victor Osimhen, el delantero centro, por quien se pagaron 70 millones el verano pasado al Lille. Es el referente del ataque y el principal peligro para la delicada defensa del Barça, debilitada con las lesiones de Lenglet y Umtiti y las dudas que genera Araujo. El joven futbolista nigeriano (23 años) es el máximo goleador del equipo (10), secundado por el belga Dries Mertens (9) y Lorenzo Insigne (7), el capitán, que viene a ser un caso Dembélé en el Nápoles. Eso sí, con menos resquemor entre las partes.

Ficha récord en EEUU

Insigne acaba contrato el 30 de junio. «Deberíamos preguntarnos cuál fue la oferta y por qué el jugador se negó. Prefiero evitar cifras y detalles, pero no creemos que la propuesta fuera la adecuada. Por respeto al jugador, no podemos esperar para siempre, no podemos esperar a junio», manifestó el agente del jugador, Vincenzo Pisacane, a mediados de diciembre.

El 8 de enero, el Toronto anunciaba el fichaje de Insigne (30 años) por cuatro temporadas. Algunas fuentes calcularon que percibiría unos 15 millones anuales entre ficha y contratos publicitarios, el doble de lo que llegó a ganar Zlatan Ibrahimovic en Los Ángeles.

Insigne dejará atrás toda una vida en el Nápoles, en cuyo primer equipo juega desde 2010. Suma más de 400 partidos de celeste. Y no dejará de sumar por más que se haya anticipado ya su salida en cuatro meses. Ha sido titular en 21 de los 23 partidos de esta temporada.

Tres partidos más (24) ha jugado Fabián Ruiz, hasta ahora el personaje más famoso de Los Palacios. Ahora lo es Gavi, de quien debe sentir cierta envidia por verle en el Barça. El club azulgrana tentó un par de veces al mediocentro exbético, pero el precio le convirtió en prohibitivo.

Noticias relacionadas

«Aunque esta temporada del Barcelona no sea como las demás, vienen en un buen momento, se han fortalecido en el mercado de invierno», dijo Fabián, que ve a su Nápoles con muchas opciones de pasar la eliminatoria. Tal vez más que en la primera cita.

Spalletti, a su edad, no tiene miedo de nada. Anuncia que su equipo jugará de tú a tú. «Quiero ver nuestra fuerza, las ganas de ir más allá de nuestro límite», afirmó ante un Barça que no asusta.  

All copyrights for this article are reserved to Portada