• El delantero francés se ha convertido en un ejemplo de resistencia física tras superar constantes lesiones musculares

  • El extremo lleva 24 partidos seguidos y ha jugado por primera vez más de la mitad de los minutos posibles

  • El gol frente al Valladolid y los elogios de Koeman alimentan la voluntad del Barça por renovarle

Ha tardado cuatro años en llegar pero ya ha aterrizado. El Ousmane Dembélé del 2021 se acerca más al Ousmane Dembélé del 2017 por el que el Barça creyó que valía la pena desembolsar 105 millones más 40 en variables (se han pagado 30), invistiéndole como el sucesor de Neymar: por el precio (se costeó con los 222 millones que dejó el brasileño) y por haber sido el elegido para darle la camiseta del 11, preferido antes que Kylian Mbappé, el otro optante a completar la tercera pata del tridente.

El mosquito frágil e imperceptible que era Dembélé por su flojera muscular se ha metamorfoseado en un abejorro molesto y visible, resistente. Quién lo diría por el expediente médico que le abrió el Barça al tercer partido que jugó. ¡El tercero! Su cuerpo sigue siendo alargado y fino, pero resistente. El delantero ha adquirido una fortaleza fundamentalmente evidente en su rendimiento más que a simple vista. La valiosa velocidad que posee no se ha resentido.

goles marcó Ousmane en su primera campaña (2017-18). Dos lesiones solo le permitieron jugar 23 de los 49 partidos del Barça para un total de 1.125 minutos, el 21% del total.

24 partidos seguidos

Dembélé ha participado en los 23 partidos del 2021, 24 si se cuenta el último del año pasado, cuando reapareció del enésimo percance muscular. La debilidad que le impedía volar desde que intentó un taconazo en una esquina de Getafe y se rajó el bíceps femoral izquierdo se ha disipado en sesiones de enfermería y gimnasio. También en una vida más sana, tutelada por tres profesionales que conforman su equipo acompañante.

El diario L’Équipe encontró digno de mención el robustecimiento de Dembélé y explicó que Osu está cuidado por un preparador físico particular (Salah Ghaidi), un fisioterapeuta exclusivo (Jean Baptiste Duault) y un cocinero individual (Anthony Audebaud). Ghaidi es un exatleta de 400 y 800 metros y Duault trabajó ocho años con la selección francesa de atletismo. 

goles (8 en la Liga) anotó en la segunda campaña azulgrana (18-19). Tres lesiones entre enero y junio establecieron una marca de 42 partidos disputados de 60 posibles. Con 2.544 minutos alcanzó el 47% del total.

El mosquito se posó con 20 años en Barcelona creyéndose un privilegiado y a los 23 procesa como un profesional. Goza de las mismas ventajas, pero asume obligaciones como vigilar la alimentación y cuidar su cuerpo.

«Honestamente, en 2017 estaba muy débil. Ahora he cambiado físicamente y me siento mejor preparado para los partidos», explicó Dembélé en una entrevista concedida a Téléfoot por su regreso a la selección tricolore tres años después. Una reaparición triunfal, con un gol y una portada en la biblia francesa: Le Boulevard Ousmane. «He mejorado mucho en Barcelona con los preparadores físicos, la forma de entrenar y de preparar los partidos. Todo ha cambiado. Ahora me siento bien conmigo mismo», se sinceró Dembélé.

gol, al Sevilla, en la octava jornada, partido en el que fue expulsado, fue la simbólica aportación en un ejercicio aciago (19-20). Solo pudo jugar 9 encuentros (de 51) y 496 minutos de 4590 (11%).

El de Dortmund

Y, así, aquel futbolista rápido y desequilibrante que en el Borussia Dortmund aguantó 49 partidos de 51 posibles (el 96%), ha dado un salto en el tiempo. En su cuarta campaña azulgrana, ha sido capaz de participar en el 81% de los compromisos del Barça. Y jugar más de la mitad de los minutos, lo que significa que suele ser titular.

Ronald Koeman sustituye antes a Antoine Griezmann que a él y desea su continuidad. La opinión del técnico ha cambiado respecto a él. Igual que descartó ceder a Pedri tras verle en los entrenamientos, Koeman ha pedido a Joan Laporta que negocie la renovación del contrato, que acaba en el 2022.

goles acumula Ousmane (5 en la Liga, 3 en la Champions y 2 en la Liga) en los 36 encuentros (de 44) disputados. Aunque tuvo una lesión muscular, ha alcanzado 2.349 minutos de 4.110 (57%).

Te puede interesar

«Es un jugador muy importante porque puede jugar en todo el frente de ataque», analizó el entrenador tras celebrar el agónico y decisivo gol que anotó. Ante Valladolid, empezó de nueve, después del descanso se colocó abierto en la derecha y marcó apareciendo por la izquierda. 

La incógnita será ver cuál es la predisposición de Dembélé por renovar. Irá muy ligada al sentimiento de gratitud que tenga respecto al club. Cuatro años después, vuelve a ser el del 2017.  

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast