Poco le permiten disfrutar a Kostas Jaritos de la alegría del nacimiento de su nieto Lambros. Mientras celebra su recién estrenada condición de abuelo con sus compañeros, recibe el aviso de que un poderoso hotelero, Paris Fokidis, ha sido asesinado. Y no de cualquier forma: ha muerto debido a la detonación de una bomba en su coche. Todo apunta, por el medio empleado, a que debe tratarse de una organización terrorista , pero tendrán que esperar varias horas a recibir un comunicado al respecto. Y quien reivindica dicho acto será un grupo autodenominado  ‘Ejército Nacional de Idiotas’.

‘La hora de los hipócritas’ es ya la duodécima entrega sobre el comisario Jaritos que publica Petros Márkaris. Si algo consigue atrapar una y otra vez a sus lectores es esa pequeña puerta que deja abierta al domicilio de Kostas, y que nos permite ver cómo es la cotidianidad de una familia griega. Las enormes cantidades de comida que ingieren para cenar —y que ningún nutricionista recomendaría—, la relevancia de las relaciones y reuniones familiares o los problemas económicos del país, que ya forman parte del día a día.

En las novelas de Márkaris no prima tanto la importancia y la pulcritud de la trama —aunque la tienen— como el compromiso político del autor. El título y el inicio, con un importante hombre aniquilado, nos dan buenas pistas de qué camino tomará la novela: la denuncia de todos aquellos farsantes, empresarios altruistas, que juegan a hacer creer a sus conciudadanos que son capaces de hacer algo por alguien más que no sean ellos mismos. Un juego que funciona más a menudo de lo que debería.

item

La hora de los hipócritas / L’hora dels hipòcrites 

Petros Márkaris

Traducción: Ersi Marina Samará Spiliotopulu  / Montserrat Franquesa

Tusquets

352 páginas 

18,95 euros 

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast