La chaqueta del adolescente Otis Milburn en ‘Sex education’, que acaba de anunciar su tercera temporada, va camino de elevarse a los altares de los clásicos televisivos, junto a otros ‘supergifs’ contemporáneos como el sombrero de Walter White en ‘Breaking bad’ o el conjunto que Peggy Olson, de ‘Mad Men’, complementó con andar sobrado y cigarrillo en los labios el día que entró a trabajar en la agencia McCann-Erickson y dejó atrás su papel subsidiario para abrazar su destino de jefaza.

Con mucha menos épica, la chaqueta del desnortado Otis se ha erigido en una especie de pararrayos añoso de todo cuanto te puede pasar (para mal) en ese complejo despertar a los afectos y la sexualidad adulta, cuando las hormonas van a lo suyo, todo son preguntas infartadas y los deseos se pegan tortas con la realidad.

Temas relacionados

La actriz y cantante Marion Cotillard, convirtiendo un jersey de ochos en ‘dress code’ de etiqueta.

Sea por identificación, empatía o fiebre por la segunda mano, esta vieja chaqueta Wrangler se ha convertido en tema de conversación en revistas de moda y mercadillos, de donde probablemente salió este modelo que el equipo urge a quitarse al actor Asa Butterfield en cuanto deja de grabar porque no hay otro disponible y porque ya es «un personaje más» -junto con los flecos ‘peligrosos’ de Maeve Wiley- en ese guiño ‘vintage’ de la serie a las películas de instituto de John Hugues.

Siempre de guardia,  las cadenas de ropa han mordido el hueso del tricolor añejo -ahí están desde Bershka hasta Love Stories- y las webs de venta ‘online’ no dejan de buscar sucedáneos, cabe decir que con un tino bastante discutible la mayoría de las veces.

Temas
Moda

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast