• Músicos catalanes hacen campaña por la libertad de Keith LaMar, un hombre condenado a la pena capital en Ohio

La ejecución de su sentencia de pena de muerte está programada para el 16 de noviembre de 2023. En realidad, su condena es doble: Keith LaMar, de 51 años, lleva 28 años encerrado en una celda de aislamiento en la cárcel de máxima seguridad de Youngstown, en Ohio. Se le permite salir dos horas al día para hacer ejercicio y hablar por teléfono. El resto del tiempo lo pasa en su celda, acompañado de sus libros y sus discos. «Estoy convencido de que la música es lo que me ha mantenido cuerdo y con vida durante estos años. Y lo digo literalmente», asegura por teléfono desde la prisión. La llamada, de un máximo de 15 minutos, se interrumpe cada tanto. Un mensaje recuerda que la conversación puede ser grabada. LaMar no se altera. «El jazz, con su ritmo, me ha ayudado a entender y sobrellevar el ritmo de mi propia situación».

Hace años, cuando la dirección del centro quiso restringir el número de libros y CD que los presos podían tener en sus celdas, LaMar se declaró en huelga de hambre. Y logró su objetivo: quedarse con sus libros y con sus discos. Ahora, la música se ha convertido en un apoyo aún más tangible para él. El pianista Albert Marquès, un músico catalán instalado en Nueva York, lidera una plataforma de músicos que se han unido para denunciar su situación.

Asesinato

El caso de LaMar se remonta a 1989, cuando entró en la cárcel de Lucasville, en Ohio, por el asesinato de un traficante rival al que mató en un tiroteo con 19 años. Durante esos primeros años en prisión, asegura, la lectura y la música le convirtieron en otra persona. En 1993, en la cárcel de Lucasville estalló una revuelta en la que murieron nueve presos y un guardia. LaMar fue acusado y condenado a muerte por su participación en el asesinato de cinco presos, un delito del que siempre se ha declarado inocente.

«Estoy convencido de que la música es lo que me ha mantenido cuerdo y con vida durante estos años. Y lo digo literalmente»

Keith LaMar

Está convencido que el estado de Ohio le eligió como chivo expiatorio para ocultar la responsabilidad de la administración en la mala gestión de la cárcel que dio lugar a la revuelta. LaMar asegura que su juicio fue una farsa. En 1995 se negó a aceptar un trato con la fiscalía y a señalar a otros reclusos, aun sabiendo que se enfrentaba a la pena capital. «Hay días más difíciles que otros, es cierto. Pero estoy orgulloso de haberme mantenido fiel a mis principios. Antes de la revuelta, en esos cuatro años de prisión había descubierto no solo quién era, sino qué significa estar vivo. ¿Y me pedían que renunciara a todo eso? No me arrepiento. Pero ha sido duro». En 2015 agotó las posibilidades de apelar su sentencia, y ahora lucha para que su caso se reabra y se celebre un nuevo juicio.

Racismo institucional

Cuenta su caso en el libro ‘Condemned’, disponible en la web Keithlamar.org, donde también se puede ver un documental que lleva el mismo título. A pesar de las limitaciones que le impone el régimen de aislamiento, LaMar ha plantado cara al sistema penitenciario con una tenacidad extraordinaria, fruto de lecturas de autores como James Baldwin, Toni Morrison, Richard Wright, que le han dado una fuerte perspectiva política. En 2011 lideró una huelga de hambre de 11 días para conseguir que los presos en su situación tuvieran el derecho a tener contacto físico con sus familiares durante las visitas.

«Keith es un hombre extraordinario. En este tiempo se ha convertido en un intelectual interesantísimo. Pero hay miles de Keiths. Y el objetivo global es hablar de todos los casos»»

Albert Marquès, pianista, impulsor de Freedom First

Llevó con éxito a los tribunales las prohibitivas tarifas que los presos tenían que pagar por sus llamadas telefónicas. Denuncia el racismo institucional y el modelo de las ‘supermax’, las cárceles de máxima seguridad como la de Ohio, que se multiplicaron en Estados Unidos a partir de una ley impulsada en los años 90 por el hoy presidente Joe Biden. Cree que su activismo es precisamente lo que le impide salir del régimen de aislamiento. «Hay muchos condenados a muerte que no sufren este trato. Este sistema está pensado para deshumanizarte. Conmigo no lo han conseguido. No les sirvo como ejemplo. Y por eso no me pueden soltar».

El pianista Albert Marquès conoció su historia por casualidad. Vive en un barrio de Brooklyn puerta con puerta con el músico Brian Jackson, colaborador del legendario Gil Scott-Heron. En verano de 2020, Jackson puso en marcha un podcast, ‘Pieces of a man’, donde entrevistó en profundidad a LaMar para hablar de su caso, pero también del sistema penitenciario norteamericano, de racismo y de música. A Marquès, implicado en movimientos sociales desde muy joven, le impresionó el testimonio de LaMar. «Si me preguntas si lo le creo, la respuesta es ‘sí’. Pero te diré más: incluso si Keith fuera culpable, lucharía para que no estuviera en una celda de aislamiento y para que no le matasen», asegura el pianista. «Él es un hombre extraordinario y creo que en este tiempo se ha convertido en un intelectual interesantísimo. Pero hay miles de Keiths. Y el objetivo global es hablar de todos los casos». Marquès ha puesto en marcha la plataforma Freedom First, que organiza conciertos en calles y plazas Nueva York para dar visibilidad a LaMar y en los que participan decenas de músicos de jazz y de activistas contra la pena de muerte. En esos conciertos, LaMar tiene un papel activo: el repertorio lo elige él mismo. Entre sus artistas imprescindibles hay tótems como John Coltrane y Ahmad Jamal y artistas contemporáneos como Kamasi Washington o Jason Moran.

200.000 firmas

En invierno, durante una estancia en Catalunya, el pianista contactó con músicos locales para grabar dos videos en los que, de alguna forma, participa LaMar. En uno de ellos, la mitad de la pantalla muestra al preso recitando un poema del autor turco Nâzim Hikmet, ‘Acerca del vivir’, mientras en la otra mitad de la imagen un quinteto de músicos de jazz improvisa sobre el texto que recita LaMar. «He recitado este poema para mí mismo durante años. Nunca imaginé que vería mi cara junto a la de músicos como estos. Me ayuda a darme cuenta de que hay gente que se toma en serio mi situación», dice LaMar con emoción.

«»Le apoyo porque esta persona no debería estar donde está. Y porque, además, estoy en contra de la pena de muerte»»

Marc Ayza

Batería

El batería catalán Marc Ayza, que participó en la grabación, tiene claros sus motivos para darle apoyo. «Hasta donde sé, creo que Keith es inocente. Pero esto no se reduce a ‘lo hizo o no lo hizo’. Le apoyo porque, en cualquier caso, esta persona no debería estar donde está. Y porque, además, estoy en contra de la pena de muerte». El vídeo ha dado sus frutos. Tras verlo, un profesor de Georgetown que se dedica a investigar sentencias dudosas se ha puesto en contacto con el entorno de LaMar para estudiar el caso.

Noticias relacionadas

Está en marcha una recogida de firmas dirigida al gobernador de Ohio que pide la completa exoneración del preso, y que a día de hoy han firmado más de 200.000 personas. «El gobernador es católico, algo muy poco habitual, y los católicos generalmente están en contra de la pena de muerte. Hay posibilidades que por lo menos paren la ejecución», opina Marquès, que el mes que viene podrá visitar a LaMar por primera vez. Freedom First sigue adelante con más conciertos y grabaciones, y LaMar, siempre por teléfono, participa en charlas y cuenta su historia a quien la quiera escuchar. «Pueden tenerme en aislamiento, pero no pueden impedir que establezca lazos de amistad. Lo que he aprendido es que hay que alzar la voz. Porque cuando alzas la voz, descubres que no estás solo». 

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast