“El terrorismo yihadista usa la porosidad de las fronteras para pasar de un país a otro”. Esta rotunda afirmación es del teniente coronel Damien Cypryc, responsable de cooperación de los elementos militares en Senegal. Habla desde una base francesa a las afueras de Dakar.

Las fuerzas francesas llevan años empeñadas en que aquellos países cuyos estados no son capaces de dominar la totalidad de su territorio retomen el control de tales zonas. “Colaboramos en que ello sea posible”, subraya el alto oficial francés. Así se entiende que París esté apoyando iniciativas como la puesta en marcha de una fuerza conjunta internacional para el control de fronteras. España, por ejemplo, también colabora en ello.


Un grupo de soldados malienses, realizando tareas de recuento y recogida de víctimas mortales tras un atentado de un conductor suicida que en enero de 2017 hizo explotar su coche junto a un cuartel militar en la localidad de Gao, en el norte de Mali, causando la muerte de 47 personas. / AFP PHOTO / STRINGER
Un grupo de soldados malienses, realizando tareas de recuento y recogida de víctimas mortales tras un atentado de un conductor suicida que en enero de 2017 hizo explotar su coche junto a un cuartel militar en la localidad de Gao, en el norte de Mali, causando la muerte de 47 personas. / AFP PHOTO / STRINGER
(Stringer / AFP)

Mauritania, Mali, Níger, Chad y Burkina Faso, que forman el G-5 africano, decidieron en 2014 crear una fuerza conjunta fronteriza de 5.000 efectivos, para lo que cuentan con apoyo internacional liderado por Francia. De estos 5.000, unos 3.500 ya están formados, según confirman fuentes francesas en el Sahel.

“Es difícil saber cuándo acabará este proceso”, apunta el teniente coronel Cypryc. El objetivo es que al concluir los adiestramientos, dicha fuerza cuente con siete batallones. Cada país contará con uno, excepto Mali y Níger que tendrá dos al final del proceso. Esta fuerza especial tendrá una particularidad transfronteriza que consistirá en que podrá llevar a cabo persecuciones en caliente hasta 50 kilómetros en el interior del territorio de cualquier país vecino.


Teniente coronel Damien Cypryc, responsable de cooperación de los elementos franceses en Senegal. Entrevistado en la base francesa de Dakar.
Teniente coronel Damien Cypryc, responsable de cooperación de los elementos franceses en Senegal. Entrevistado en la base francesa de Dakar.
(Enrique Figueredo)

Con la plena entrada en servicio de este cuerpo internacional, debería supuestamente mitigarse parte de la “porosidad” fronteriza de la que habla el teniente coronel Cypryc, que aprovecha para poner un ejemplo que centra actualmente la atención de las fuerzas francesas. Habla de los Peulhs también conocidos como Fulani, Fula o Fulbe.

Se trata de una etnia nómada que no entiende de fronteras, van de un país a otro, de hecho se encuentran diseminados por toda África occidental y se cree que pueden rondar los 40 millones. “Están abandonados por los estados y además las gentes no les tienen simpatía, diría que incluso los desprecian porque con sus ganados se van comiendo todos los pastos”, relata Cypryc.

Reclutamiento entre los nómadas

El jefe de cooperación de los elementos franceses en Senegal afirma que “los yihadistas están instrumentalizando esas tensiones en su favor y están demostrando una gran capacidad de reclutamiento” entre los Peulhs. “Los grupos terroristas se sirven de las antiguas diferencias ancestrales o de etnia para sus fines. Es difícil, a veces, entender esas tensiones ancestrales y tenemos que retrotraernos a formas de pensar del pasado”, comenta el alto oficial francés, mientras un operario senegalés de la base militar demuestra su destreza con las artes de jardinería a pocos metros.


Los terroristas y los no terroristas están mezclados dentro de las poblaciones, nuestro principal reto es poder identificarlos”




“Los terroristas y los no terroristas están mezclados dentro de las poblaciones, nuestro principal reto es poder identificarlos. Mali sin duda es en estos momentos el punto más caliente. Allí todos los grupos terroristas están unidos en uno solo que lidera el tuareg Iad Ag Ghalí”, añade Cypryc. Recuerda el oficial galo que en 2013 los islamistas y los tuareg se unieron para derrocar al gobierno de Bamako. “Hubieran convertido a Mali en una república islamista”.

Fue entonces cuando el gobierno maliense pidió ayuda militar al entonces presidente francés François Hollande, que acudió en su ayuda una vez que la ONU amparó la intervención, que contó con el apoyo de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.


Iad Ag Ghalí es actualmente el objetivo de todo el mundo”



“Iad Ag Ghalí es actualmente el objetivo número de todo el mundo” en la lucha antiterrorista en el Sahel. Esta es la sentencia de Cypryc.




All copyrights for this article are reserved to Internacional