Últimas noticias de la invasión de Ucrania, en directo

La economía española es una de las europeas con menor exposición directa a Rusia. Por ello, debería sufrir un impacto menor que otros países del efecto bumerán de las sanciones impuestas al régimen de Vladímir Putin a raíz de la invasión de Ucrania. El crecimiento español, en cualquier caso, se va a ver afectado como los demás, principalmente por el incremento adicional de la inflación que se producirá como consecuencia del encarecimiento de la energía y las materias primas. Además, algunos sectores y empresas sí que sufrirán de forma más directa las restricciones con que la UE y Estados Unidos intentan ahogar la economía rusa. Estos son los principales.

Las exportaciones a Rusia apenas representan 2.200 millones, el 0,7% del volumen total de las ventas de España al exterior y las importaciones solo suponen el 1,8%. Con todo, hay miles de empresas que sufrirán la consecuencias del bloqueo financiero dictado por EEUU y la UE. «El impacto directo [sobre las empresas españolas] existirá, pero es limitado», apunta Raúl Mínguez, director del servicio de estudios de la Cámara de Comercio de España. El perjuicio se proyectará sobre los sectores de automoción, textil, alimentación, cerámica, calzado y alimentación, que son los principales sectores exportadores a Rusia.

Las alrededor de 5.000 empresas que exportan a Rusia, por un total de unos 2.200 millones al año, están pendientes de la decisión de la la UE de excluir a un número amplio de bancos rusos de la plataforma de pagos internacionales Swift. Fuera de esta plataforma será más difícil, caro y tardío el cobro mediante transferencia de los pedidos enviados a Rusia por los exportadores españoles. A esto se añade la prohibición rusa de sacar divisas (dólares o euros) fuera del país y la fuerte depreciación del rublo. Todo ello elimina casi de facto el comercio exterior con aquel país y deja en el limbo a unas 5.000 empresas exportadores, a otras tantas importadoras y a las 149 firmas españolas con filiales en el país gobernado por Putin. 

España no cuenta con ningún hotel ni establecimiento turístico en Rusia, por lo tanto, el efecto sobre este sector se limita a la demanda y el país de Putin no es uno de los principales emisores de turistas a este país. En 2019, llegaron 1,3 millones de viajeros rusos, un 1,5% de los 83,5 millones de turistas totales. Según el presidente del lobi turístico, Exceltur, José Luis Zoreda, la cancelación de los vuelos, tras el cierre de ambos espacios aéreos, va a tener un “peso mínimo” en la llegada de turistas a España. “Hubiera ocurrido prácticamente lo mismo con o sin guerra porque la vacuna rusa (Sputnik) no está reconocida por la Unión Europea y por la devaluación del rublo, que ya provocaron un trasvase de rusos a zonas turcas y otros destinos alternativos en los últimos meses”, explica el vicepresidente del lobi turístico Exceltur, José Luis Zoreda. En 2020 y 2021, tras la pandemia, los rusos no llegaron a los 150.000 en ninguno de los dos años. 

Estos viajeros se caracterizan por su alto poder adquisitivo –175 euros por persona al día, frente a los 127 euros de Reino Unido o los 120 de Alemania y los 114 de Francia, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), aunque con una concentración muy focalizada. Del gasto total en destino de 1.356 millones de euros en 2019, el 34% fue a parar a Catalunya, con 469 millones de euros, seguida de la Comunidad Valenciana (21%) y Andalucía (15,1%). Por tanto, el efecto de las sanciones podría afectar a algunas zonas de la Costa Brava como Lloret de Mar o Salou o la Marina Baja de Alicante. “En estas zonas se pueden ver más afectados, aunque con la devaluación del rublo tampoco hubieran venido muchos turistas este año”, insiste Zoreda. “Si el conflicto va para largo y se agrava. El impacto que tendría es imposible de predecir aún”, añade.

Según Aena, el cierre del espacio aéreo español y ruso supuso la cancelación de varios vuelos programados desde Moscú a varios aeropuertos de la red española, entre ellas Madrid, Barcelona, Málaga, Alicante y Valencia. “El impacto directo en el transporte aéreo del conflicto bélico no será muy grande porque antes de la pandemia apenas representaba un 1% el tráfico aéreo entre Rusia y Ucrania con España y las rutas transiberianas tampoco eran demasiadas”, asegura el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) y director general de EasyJet en España y Portugal, Javier Gándara. Sí podría afectar a los viajes realizados a Asia que se alargarán entre 1,5 y 4 horas, según las estimaciones de la Comisión Europea, recogidas por EFE. 

El impacto más grave, según Gándara, que “ya se está empezando a notar” podría tener que ver con la subida del precio de los combustibles que afectará a todos los vuelos y la confianza de los consumidores. En este sentido, la principal aerolínea española, Iberia, ha confirmado tener coberturas de petróleo por lo que no se verá afectada en el “corto y medio plazo”. Si bien, otras aerolíneas, sin coberturas previas podrían notar este alza del combustible y repercutirlo en los billetes. «En cuanto a las ventas, no hemos notado ningún impacto. Esta misma mañana (por el viernes pasado) seguimos el mismo ratio de reservas que hace una semana. Así que no va a tener impacto», reconocía el presidente de IAG, Luis Gallego, durante la presentación de los resultados.

Cadena de suministros y cierre de puertos

El Gobierno español ha propuesto al resto de países miembros de la Unión Europea el cierre de los puertos marítimos comunitarios a los barcos de bandera rusa o que tengan capital ruso, y así lo ha vuelto a reiterar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención de este miércoles en el Congreso de los Diputados. Pero más allá de que esa decisión se pueda poner en marcha por parte de los estados miembros de la UE, las dos principales navieras a nivel global, la suiza MSC y la danesa Maersk, anunciaron el martes la suspensión temporal de todo el transporte de contenedores marítimos a y desde Rusia, tras las sanciones impuestas por la invasión de Ucrania. 

«Las navieras tienen dudas por si los clientes les van a poder pagar porque sus procesos son muy largos. Un contenedor se carga hoy pero llegan 20 días después. La clave, por tanto, es cuánto va a durar esta guerra si una semana o cuatro meses porque entonces el efecto será muy alto”, explica el Profesor del Departamento de Finanzas y Contabilidad de UPF Barcelona School of Management, Andrei Boar Boar. El efecto de esta decisión puede afectar a muchos sectores españoles con relaciones comerciales con Rusia, como es el caso del automóvil, la construcción o el sector agroalimentario. La provincia de Alicante se juega más de 81 millones de euros en envíos directos a Ruisa y Ucrania, con la industria del calzado a la cabeza, según informa el diario La Información.

Noticias relacionadas

La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) sostiene que el inicio de la guerra en Ucrania puede empeorar «la tormenta perfecta» que ya sufre el campo español, ya que a los efectos de la sequía y la falta de lluvias se sumarán nuevas alzas de los costes de insumos. En el caso del porcino, el 70% del coste de producción corresponde a los piensos, por lo que si el suministro de maíz ucraniano se paraliza, aumentaría la subida acumulada del 32 % de los últimos meses.

Además, Rusia es el mayor exportador de trigo del mundo y Ucrania, el cuarto, lo que convierte a este zona de Europa del Este en el «granero del mundo». Las principales harineras de Alicante -la ilicitana Harinas Andrés Serrano y la alicantina Harinas Bufort– descartan que pueda haber problemas de suministro a corto plazo, aunque reconocen que son incapaces de calcular el precio al que finalmente deberán pagar el grano ni qué ocurrirá si el conflicto se prolonga, pues el precio del trigo se marca por las cotizaciones de los mercados especializados de Chicago o de París y anticipa nuevas subidas en las panaderías, donde el coste medio de una barra ya se había encarecido entre cinco y siete céntimos, antes del estallido del conflicto, informa Levante. El precio de los futuros de trigo este miércoles se impulsa un 7% en el mercado estadounidense.

Una excepción en este listado es la banca. La exposición directa de las entidades financieras españolas a Rusia es muy limitada. Los bancos solo tenían concedidos créditos por valor de 812 millones de dólares (unos 733 millones de euros) a residentes en dicho país al cierre de septiembre, según los últimos datos oficiales del Banco de Pagos Internacionales (el banco central de los bancos centrales, con sede en la localidad suiza de Basilea). La mayor parte de los créditos corresponden a hipotecas concedidas a residentes en Rusia para la compra de viviendas en España. La cifra apenas supone un 0,66% de los 121.469 millones de dólares (109.685 millones de euros) que el sector financiero internacional tenía prestados a ciudadanos rusos en aquel momento. Incluso aunque toda esa deuda de rusos con bancos españoles entrase en morosidad, el ratio de impagos del sector apenas subiría del 4,29% al 4,35% del total del préstamos. Fuentes financieras también apuntan que los cobros y pagos con origen o destino en Rusia que intermedian los bancos españoles apenas suponen en torno al 0,02% del total que realizan, con lo que por esa vía secundaria tampoco sufrirán un impacto relevante. 

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Este es un contenido especial para la comunidad de lectores de El Periódico.

Para disfrutar de estos contenidos gratis debes navegar registrado.

All copyrights for this article are reserved to Portada