Las principales diferencias entre la futura Liga de Campeones que entra en vigor en 2024 y el proyecto de Superliga, que tanta polémica está ocasionado, se centran en el número de participantes y el acceso a la competición. La futura Champions acogerá a 36 equipos repartidos en cuatro grupos y se accederá según los actuales criterios de clasificación definidos en los puestos conseguidos en las ligas locales. La Superliga, en cambio, sería un torneo cerrado con 15 clubs fijos y 5 invitados que se repartirían en dos grupos de 10 conjuntos.

Te puede interesar

Ambas competiciones tendrían un total de 180 partidos y coincidirían en disputarse los diferentes duelos entre martes y jueves. La Superliga no tendría octavos de final. Se accedería a los cuartos con el criterio de acoger a los tres mejores de cada uno de los grupos más el mejor de una eliminatoria extra que jugarían los cuartos y quintos clasificados de cada grupo.

El vencedor de la Superliga disputaría un máximo de 25 partidos por los 19 que jugaría el ganador de la Champions, a partir de 2024.

All copyrights for this article are reserved to Portada