Ramón Espinar ha anunciado por sorpresa que renuncia a seguir liderando Podemos en la Comunidad de Madrid y que renuncia igualmente a sus cargos tanto en la Asamblea de Madrid como en el Senado, donde era portavoz del grupo confederal de Unidos Podemos. “Participar en un proyecto político implica compartir valores, ideas y ponerlas en marcha. Liderarlo es un ejercicio de responsabilidad que implica proponer el rumbo y dirigir el esfuerzo colectivo”, explica Espinar en una breve nota, en la que añade que, “en la situación actual, no se dan las condiciones para llevar el proyecto de Podemos en Madrid hacia donde creo que debe dirigirse. En esas circunstancias, dejar paso es la decisión más responsable y que creo, en conciencia, debo tomar”.




















Con todo, apunta que no dejará su militancia en Podemos. Espinar se había puesto a disposición de Podemos para liderar la candidatura conjunta de Podemos, IU y Equo en la comunidad de Madrid tras la espantada de Errejón, una candidatura que aún hoy sigue en el aire porque la dirección buscaba un nombre de mayor tirón electoral y con garantías para pactar con IU Madrid una candidatura conjunta para plantar cara a la coalición de Íñigo Errejón y Manuela Carmena. Espinar es la primera víctima de la crisis sin precedentes abierta por la decisión de Errejón de encabezar una candidatura ajena a su partido.







A lo largo de las horas siguientes, después de que Pablo Iglesias anunciara que Podemos presentaría otro candidato en Madrid, se han sucedido los movimientos, incluido el de IU Madrid, que da por cancelado el acuerdo previo con Podemos en la comunidad con la intención de renegociar sus términos.

A su vez, la ruptura de Podemos con Manuela Carmena y su renuncia a disputarle la alcaldía ha multiplicado los movimientos de sectores de la antigua Ahora Madrid, de Ganemos, Anticapitalistas e IU, algunos purgados por la alcaldesa durante su gestión y que hoy reclaman la presentación de una candidatura alternativa que rectifique el rumbo centrista del gobierno municipal. Las últimas revelaciones sobre el carácter especulativo de la operación inmobiliaria en Chamartín, que prevé una veintena de rascacielos, solo ha alimentado ese afán.


















Entre tanto, un grupo de secretarios generales territoriales de Podemos, se reunían este viernes en Toledo, convocados por el líder de Castilla La Mancha y vicepresidente del Gobierno regional, José García Molina, para analizar la crisis abierta por el portazo de Errejón, e intentar contener las réplicas de ese terremoto. Los secretarios generales reunidos han querido enviar un mensaje de “unidad”, y también de respeto a la “organicidad” de Podemos.

Ramón Espinar, afín a la corriente de Iglesias, que venció a la líder errejonista madrileña Rita Maestre en 2016, haciéndose con el control de la ejecutiva regional, había tenido que renunciar a ser candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid merced al acuerdo alcanzado entre Iglesias y Errejón tras la derrota de este último en Vistalegre 2. Desde entonces, ha trabajado en la consecución de una candidatura encabezada por Íñigo Errejón en la que pudieran integrarse el resto de sectores de Podemos y sus socios de IU y Equo.

Tras esta nueva réplica del terremoto Errejón, Podemos ha convocado para el sábado 2 de febrero a su Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano entre congresos, para abordar la crisis abierta en Madrid.


Rueda de prensa de Errejón, Pablo Iglesias y Ramón Espinar hace unos meses
Rueda de prensa de Errejón, Pablo Iglesias y Ramón Espinar hace unos meses
(Emilia Gutiérrez)



















All copyrights for this article are reserved to Política