Te pones más tenso que en un ascensor con Meghan Markle y Kate Middleton. Vas por la calle y, ¡glups!, empiezas a escuchar música de ‘thriller’. “¿Agente Ana?”. Se te acerca un tipo con chaleco y gorra de los SWAT. Banda sonora de acción inminente incorporada en la mochila. Te da una gorra como la suya y un walkie talkie a prueba de Villarejos. “En el canal 12 la comunicación es segura”, susurra. Y te entrega mapa, linterna, dinero para sobornos. ¿Que va a explotar una qué? Ahora suena la cantinela de James Bond. “Tienes 90 minutos”. Es el ‘hobby’ callejero de moda: salvar el mundo de paseo en menos tiempo que Bruce Willis.

Lo mismo te encuentras a la vuelta de la esquina con una panda de SWAT que con alguien que ha venido del futuro (sin lejía). Por las calles de Barcelona ahora se evitan más hecatombes que en la ‘Jungla de cristal’. La ciencia ficción se expande al aire libre.

Este sábado se jugará “el mayor ‘escape room’ que se ha realizado hasta el momento”

Ya existían antes del covid, pero la pandemia los ha reactivado. Ahora se multiplican al mismo ritmo que las mociones de censura. “Escape exterior”, lo llaman. “Street escape”, “escape room al aire libre”, “aventuras que vivir en la calle”. De hecho, este sábado, 13, se jugará “el mayor que se ha realizado hasta el momento”, garantizan los ideólogos de ‘Survival Human. Casi 5.000 personas intentarán ganar una guerra contra los zombis de forma simultánea en 20 ciudades, Barcelona incluida.

“Es la primera vez que nadie lo hace: tan grande, simultáneo en varias ciudades y, a la vez, 100% seguro en lo referente al covid”, apunta Diego de la Concepción. Es director general de World Real Games, la empresa de ocio alternativo que hay detrás del ya mítico ‘Survival Zombie’ (más de 300 ediciones entre muertos vivientes). El nuevo ‘escape room’ callejero durará ¡8 horas! Una jornada laboral de juego. ¿Su objetivo? “Demostrar que se puede hacer ocio completamente seguro”. Esperan organizar al menos una edición trimestral.

Plaza del Portal de la Pau. Las coordenadas te llegan el día antes por mail. Uno de esos mensajes que se autodestruyen en 5 segundos. Es lo que tardas en pasar de dominguero de paseo a “superagente” con misión clasificada. Acabarás como el PP: sospechando de todos los ciudadanos.

Te puedes esperar cualquier cosa –promete Marina-. Nunca sabes qué forma parte del juego”. Algunos de sus agentes novatos han puesto las esposas sin querer a algún turista asiático despistado.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Marina López y Louis Bueso llenan las calles de agentes SWAT desde hace tres años. Son los ideólogos de 123 Action Barcelona. No te fíes, en cuanto puedan te cargarán con un muerto: también organizan Cluedos en vivo. ¿Su especialidad? “Montarte una película”, resumen ellos. Diseñan ‘real games’, así se denominan. Juegos en vivo. A lo “Hollywood style”, que dicen ellos. Con actores de incógnito y final feliz. ¿Qué engancha? “Es una forma de evadirte de la vida real –responde Marina-, pero en primera persona”. Si el covid lo permite, dicen, se avecinarán experiencias inmersivas más sociales. “En China, Rusia y Japón, van hacia un concepto más amplio -adelantan-. Algo más teatral, con una puesta en escena más potente”.

Ahora recibes un mensaje del futuro en medio de Plaza Espanya. Tienes que encontrar un virus, te urgen. Parece recochineo a estas alturas de pandemia. Pero no: lo que se avecina hoy es un apocalipsis zombi. Entre transeúntes ajenos al drama contrarreloj, empiezas a descubrir a pie de acera enigmas a lo código Da Vinci.

“La gente está con muchas ganas de hacer cosas en el exterior, después de tanto tiempo encerrados”, asegura Sergio Sanz. Es el creador de Roomboescape: “El primer ‘escape room’ exterior de la península”, se autoproclama. Esconde pistas en las inmediaciones del centro comercial Las Arenas desde 2017.

“Ni te escapas ni hay room”, se ríe. “Pero también el 75% del planeta es agua y lo llamamos Tierra”, tira de incongruencias más universales. En resumen: “La dinámica es la misma: resolver enigmas”. Quizá con alguna sorpresa inesperada. “Una vez alguien avisó a la policía –recuerda Sergio-. Había una cuenta atrás y se pensaron que era una bomba”. Los agentes terminaron ayudando a los jugadores a resolver los códigos.

“Después del confinamiento, queremos emociones, adrenalina, experiencias”, resopla Anastasia Riabik, responsable de márketing de Lock-Clock. Hace seis meses que esta empresa rusa montó un laberinto del tiempo en el Gòtic. Ya es habitual ver por allí gente con pinta de acabar de salir de un Delorean con condensador de fluzo. “El ‘escape room’ tiene ese rol –apunta Anastasia-: sumergirte en una realidad alternativa”.

Más de medio millar de salas

Barcelona es la ciudad donde se registran más búsquedas de ‘escape room’ del mundo

Lo raro es que los barceloneses no estuvieran preparados para una pandemia mundial. Durante años han salvado a la humanidad de virus apocalípticos, maleficios, hordas de zombis, asesinos psicópatas. Es la ciudad donde se registran más búsquedas de ‘escape room’ del mundo, eso dice Google Trends. La capital de España: “En cuanto a número –unas 550 salas- y experiencias de calidad”, garantiza Eulàlia Pujades. Sabe de lo que habla: ella y su pareja, Josep Brull, han presenciado más asesinatos que Angela Lansbury. En el mundillo se les conoce como Die Helden. Son ‘escape masters’. Maestros del escape. Ya se han escabullido de 1.200 salas siniestras (‘online’ incluidas).

El covid ha cerrado muchos ‘escape rooms’, se lamentan. Pero también ha seguido habiendo aperturas, añaden acto seguido. ¿Moraleja? “Ni los ‘escapes exteriores’ ni los ‘online’ –vaticinan- van a reemplazar a los originales”.


Te puede interesar

Soluciones a los enigmas:

  • ¿Quién ha escapado de la cárcel? El joven tatuado de la celda 2.

  • Mensaje sangrante. Primera pista: lee solo las letras que gotean. Te indicarán: «Suma números». Están ocultos en las palabras: vali-dos, diez-ma-seis, oport-uno, afila-dos. La respuesta es 21.

All copyrights for this article are reserved to Portada