• El independentismo perdería la mayoría en votos pero la mantendría en escaños

Con ERC y Junts acercándose peligrosamente al precipicio de una repetición de las elecciones, la calculadora de costes y beneficios de lo que supondría este fiasco independentista arroja ya un primer balance de daños. El candidato republicano, Pere Aragonès, espera que el partido de Carles Puigdemont cumpla la palabra que dio de investirle con o sin Govern de coalición, pero JxCat ha enmendado su propio compromiso a la espera de que Esquerra renuncie al órdago, no exento de riesgos, de gobernar en solitario. Ambos esperan que el otro se rinda porque creen que es al otro al que no le convienen unos nuevos comicios. Pero, ¿quién saldría ganando y quién perdiendo en realidad?

Una primera respuesta la otorga la encuesta del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, según la cual una repetición electoral reforzaría a ERC y perjudicaría claramente a Junts, que sería la formación que más retrocedería respecto a los comicios del 14 de febrero. El otro beneficiado sería el PSC, vencedor de las últimas elecciones, y sumaría mayoría absoluta con los republicanos sin necesidad de un tercer socio. Pero el independentismo mantendría, aunque a la baja, su mayoría en escaños, pero volvería a quedarse por debajo del 50% en votos.

Los socialistas de Salvador Illa volverían a ganar las elecciones con 37-38 escaños (ahora tienen 33) y lograrían algo más de ventaja sobre Esquerra, que obtendrían 34-36 diputados (hoy tienen 33). Por el contrario, Junts podría perder hasta siete representantes y se quedaría con 25-27 parlamentarios (ahora tiene 32). En porcentaje de voto, Illa crecería 3,5 puntos y Aragonès subiría 1,5 puntos, mientras que los posconvergentes, cuya candidata en febrero fue la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs, caerían 2,8 puntos.

Vox, la CUP y En Comú Podem se anotarían resultados muy similares, con la ultraderecha de nuevo como cuarta fuerza de Catalunya con 10-11 escaños (hoy tiene 11). Los anticapitalistas, que tienen un acuerdo para investir a Aragonès a la espera del desenlace con Junts, cosecharían 9-10 diputados (ahora tienen 9). Y los ‘comuns’, que acaban de romper las negociaciones con ERC, recabarían 8-9 parlamentarios (hoy tienen 8). En cuanto a PP y Ciutadans, los populares darían el ‘sorpasso’ a los naranjas al pasar de 3 a 5-6 representantes. En otra etapa de su veloz decadencia, Cs se quedaría como farolillo rojo del hemiciclo al caer de 6 a 3-4 escaños.

Noticias relacionadas

Con estos resultados, la mayoría independentista oscilaría entre 68 y 73 diputados, cuando actualmente es de 74. Es decir, el secesionismo podría volver a intentar un acuerdo, pero ya no podría exhibir una victoria también en votos. Del 50,1% logrado en febrero pasaría al 48,3%.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast