• Los republicanos ganarían ahora las elecciones y los puigdemontistas retrocederían

Con la investidura ya resuelta y el nuevo Govern recién conformado, la primera encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) posterior a las elecciones del 14 de febrero amplía la ventaja del ‘no’ a la independencia de Catalunya, que se situaría en el 48,7% si ahora se celebrase un referéndum, cuatro puntos por encima del ‘sí’, que se quedaría en el 44,9%.

En la anterior encuesta, de enero pasado, el 47,7% de los catalanes rechazaban la secesión, mientras que el 44,5% la respaldaba. Entonces, el impacto de la pandemia y el embrollo con la fecha de las elecciones había enfriado las posiciones tanto a favor como en contra de la independencia. Ahora, ambas opciones suben, pero el ‘sí’ lo hace medio punto y el ‘no’, un punto.

Este sondeo recoge los efectos del desenlace de las negociaciones para la investidura de Pere Aragonès y de las tensiones entre Esquerra y JxCat, que estuvieron a punto de provocar una repetición de las elecciones. Justo antes del acuerdo in extremis, una encuesta del GESOP para EL PERIÓDICO pronosticaba que el PSC y ERC saldrían reforzados en unos nuevos comicios, mientras que el partido de Carles Puigdemont sufriría un fuerte retroceso.

Noticias relacionadas

El CEO va en la misma línea y augura una victoria de Esquerra si ahora se celebrasen elecciones autonómicas. Aragonès conseguiría 36-37 escaños, ligeramente por encima de la marca del PSC, que también crecería hasta 34-35 diputados. Ambas fuerzas obtuvieron 33 parlamentarios en las urnas en febrero.

En cambio, Junts sufriría un fuerte desgaste tras la negociación de la investidura y pasaría de 32 a 28-29 escaños. La CUP saldría muy reforzada de unos nuevos comicios y saltaría de 9 a 11-12 diputados.

All copyrights for this article are reserved to Portada