De forma inesperada, el tablero político autonómico ha sufrido este miércoles un terremoto cuya magnitud aún está por calibrar. La guerra abierta entre las derechas en varias comunidades ha provocado mociones de censura y una convocatoria de elecciones anticipadas que puede acabar en los tribunales. Estas serían las principales claves del seísmo:

Murcia abre la caja de los truenos

Inmerso en un viraje al centro y escocido por el reciente descalabro electoral en Catalunya, Ciudadanos ha provocado el primer movimiento sísmico con la presentación de una moción de censura en Murcia para descabalgar al PP del Gobierno regional después de 26 años. El partido naranja ha pactado con el PSOE una moción que llevará a la líder de Cs en la comunidad, Ana Martínez Vidal, a la presidencia autonómica. Socialistas y naranjas suman 23 diputados en la Asamblea regional, justo los necesarios para poder gobernar sin depender de otros socios. Martínez Vidal era la portavoz del Ejecutivo actual, que preside el popular Fernando López Miras y que depende del apoyo de Vox. Los ultras habían elevado sus exigencias en las últimas semanas con el llamado ‘pin parental’.

La ruptura de Cs con el PP en Murcia ha hecho temer a los populares que el resto de coaliciones autonómicas similares pudiesen caer por ‘efecto dominó‘. Pese a que los naranjas se han apresurado a aclarar que no iban a exportar la moción de censura murciana a otros territorios, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha optado por romper la baraja y, de forma exprés, ha disuelto la Asamblea regional y ha convocado elecciones autonómicas anticipadas para el 4 de mayo. Así, Ayuso aspira a obtener una mayoría más sólida a costa de fagocitar a Ciudadanos, lo que podría provocar que, de no alcanzar la mayoría absoluta, solo Vox pudiera garantizarle la permanencia en el Ejecutivo.

Te puede interesar

La izquierda reacciona… ¿tarde?

En un intento de neutralizar los planes de Ayuso, el PSOE y Más Madrid (el partido de Íñigo Errejón) han registrado a toda prisa sendas mociones de censura en la Asamblea autonómica. La ley electoral impide convocar elecciones mientras está en marcha la tramitación de una moción de censura. Según fuentes del Gobierno regional, Ayuso ha comunicado la disolución al Parlamento a las 11.45 horas. Las dos mociones se han anunciado después. Ahora bien, la ley electoral madrileña, en su punto 8.2, señala que el decreto de convocatoria de las elecciones entrará en vigor una vez que sea publicado en el ‘Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid‘, algo que no ha ocurrido hasta el momento.

Andalucía y Castilla y León se blindan

¿La onda expansiva del tsunami se extenderá a las otras dos autonomías gobernadas por las derechas? Parece que, de momento, no. Los dirigentes de PP y Cs en Andalucía y Castilla y León han dejado claro que sus pactos siguen adelante. En la Junta andaluza, el popular Juanma Moreno y el naranja Juan Marín han exhibido buena sintonía en lo que llevan de legislatura, algo parecido a lo que sucede en Castilla y León. Esta última comunidad, no obstante, es la única en la que PP y Ciudadanos no dependen de Vox para gobernar.

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada