• Cuatro mujeres aspiran a la presidencia de la Generalitat en los comicios del 14-F, más que en los 40 años anteriores

  • Las listas electorales prefiguran otro récord de paridad en el futuro Parlament

Con permiso de la pandemia y del ‘procés’, dos envites que tienden a monopolizar el debate, la política catalana hablará en 2021 con un acento más femenino. Feminizar la política es un alegato habitual de los partidos, que suelen ir a rebufo del clamor social por la igualdad efectiva en todos los ámbitos. Pero del dicho al hecho sigue habiendo mucho trecho. Son pocos los liderazgos femeninos en las formaciones políticas y aún menos las mujeres se postulan para presidir gobiernos. Sin embargo, los comicios catalanes del 14 de febrero y el Parlament que se intuye en el horizonte van a ser una honrosa excepción.

Por primera vez, los carteles de los partidos serán paritarios. Cuatro de las ocho fuerzas con representación en el Parlament tendrán a una mujer como aspirante a la presidencia de la Generalitat. Cuatro mujeres de perfiles, edades, tendencias ideológicas y currículos políticos muy distintos: Laura Borràs (JxCat), Jéssica Albiach (Catalunya en Comú-Podem), Dolors Sabater (CUP) y Àngels Chacón (PDECat). Una filóloga con amplia experiencia universitaria, una periodista cultivada en el activismo reivindicativo, una pedagoga vinculada al tejido asociativo y una jurista formada en comercio internacional.

Borràs (Barcelona, 1970) es una teórica de la literatura catalana que reivindica la importancia de una formación humanística. Licenciada en Filología Catalana y doctora en Filología Románica, enseñó durante 24 años Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universitat de Barcelona antes de dirigir la Institució de les Lletres Catalanes en 2013 e integrar la lista de JxCat en 2017.

Albiach (València, 1979) es licenciada en Periodismo y, además de trabajar en medios de comunicación, ha ejercido como asesora de comunicación en diversas campañas electorales y gabinetes de prensa. El movimiento 15-M la llevó hasta la política activa, de la que forma parte desde 2015, al calor de la eclosión de Podemos.

Cinco años lleva también Sabater (Badalona, 1960) en la primera línea, a la que llegó para convertirse en alcaldesa de su ciudad. Y lo consiguió a la primera. Licenciada en Ciencias de la Educación y especializada en educación especial, por su labor docente mantiene estrechos lazos con movimientos sociales y de voluntariado, sobre todo, por razones familiares, en el ámbito de la integración social de las personas con discapacidad.

Chacón (Igualada, 1968) se forjó en la política municipal desde 2011, como concejala y teniente de alcalde de su ciudad. Licenciada en Derecho, desarrolló la mayor parte de su trayectoria profesional como directora de exportación de los mercados de Oriente Medio y Europa del Este en empresas del sector del papel.

Un dato demuestra que estamos ante un hecho insólito. En los 40 años anteriores, solo tres mujeres (todas de partidos de centroderecha) habían concurrido a la presidencia de la Generalitat, y nunca habían coincidido más de una en unos mismos comicios. Tampoco ha habido jamás una presidenta de la Generalitat, aunque la última mujer que se postuló, la actual líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, consiguió ganar las elecciones en 2017 tras haber concurrido ya en 2015. En 2010 y 2012 hubo otra mujer en los carteles, Alicia Sánchez-Camacho (PPC), que también logró el mejor resultado de la historia de su partido.

La exlíder de los populares catalanes, que en la actualidad es diputada en la Asamblea de Madrid, rompió casi dos décadas de ausencias femeninas entre los cabezas de lista. La primera mujer de una fuerza parlamentaria que lo intentó no corrió tanta suerte. Teresa Sandoval se enfrentó en las autonómicas de 1992 a nombres como Jordi Pujol, Raimon Obiols, Àngel Colom, Rafael Ribó o Alejo Vidal-Quadras para tratar de salvar la representación del CDS en el Parlament. Fracasó en su objetivo y se enroló años más tarde en las listas del PSC en Barcelona antes de regresar a su profesión de asesora fiscal.

Te puede interesar

En aquel Parlament al que Sandoval no logró acceder las mujeres representaban apenas el 12,6% del hemiciclo. El porcentaje de diputadas ha ido escalando legislatura tras legislatura hasta llegar al 43,7% en el mandato que acaba de expirar. 59 mujeres y 76 hombres tenía la Cámara saliente. La venidera podría acercarse un poco más al 50% si se tiene en cuenta no solo las cuatro mujeres presidenciables, sino también la obligación legal de los partidos de confeccionar candidaturas paritarias, las llamadas ‘listas cremallera‘. Cabe reseñar, además, que el legislativo catalán ha estado presidido ya por dos mujeres: Núria de Gispert (2010-2015) y Carme Forcadell (2015-2017).

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast