Si uno mide 195 centímetros, decir que tiene “los pies en la Tierra y los ojos en el Cielo” se puede interpretar como algo literal, aunque en el caso de Yerry Mina (1994, Guachené) tenía más sentido religioso que otra cosa. El primer colombiano en la historia del Barça fue presentado este sábado con todos los honores. Si se desenvuelve la mitad de bien con el balón de lo que lo hizo ante miles de aficionados entregados, tiene un futuro esplendoroso por delante.

Hubo muchos detalles que hicieron de la presentación de Yerry Mina diferente al resto. Aunque la agenda fue la habitual en los últimos años con todos los fichajes, desde las fotos delante del escudo hasta los toques con el balón sobre el césped, el colombiano dejó muy claro desde el principio que es un jugador diferente.




















Cientos de colombianos se citaron en el Camp Nou





Con la sonrisa incrustada en su rostro, incapaz de disimular su felicidad, Mina fue cumpliendo con todas sus citas con una naturalidad y una soltura impropias de un futbolista recién aterrizado en un club como el Barça. “Eres el primer colombiano del Barça, el objetivo ahora es hacer a Colombia del Barça”, le decía Josep Maria Bartomeu, antes de verse obligado a ajustar la altura del micrófono.

El momento más especial llegó a la hora de saltar al césped del Camp Nou. En las gradas, decenas de banderas colombianas y 8.552 aficionados le esperaban cantando al ritmo de Shakira. Vestido con la camiseta del Barça, Yerry Mina se paró en el rectángulo, se quitó las medias y las botas, y pisó el coliseo azulgrana descalzo, como siempre hace.









La superstición del colombiano tiene su origen en la Biblia. “Con la planta de tu pie tocará el terreno que quieres conquistar”, reza uno de sus versículos. Un lema que Mina sigue al pie de la letra allá donde va. Eso sí, sólo en su casa, en el Camp Nou. No lo repetirá en todos los estadios.




















Aficionados colombianos en el Camp Nou
Aficionados colombianos en el Camp Nou
(David Ramos / Getty)



















All copyrights for this article are reserved to Deportes

Quantcast