El Reino Unido ha reconocido su «error» al calificar de «desproporcionada» la petición de extradición de la ‘exconsellera’ de Ensenyament, Clara Ponsatí, aunque defiende que aun le faltan detalles para considerarla. [Sigue las últimas noticias de las elecciones generales y de Catalunya en directo.]

Documento

Documento remitido por el Reino Unido sobre la euroorden para extraditar a la ’exconsellera’ de Ensenyament, Clara Ponsatí

Documento remitido por el Reino Unido sobre la euroorden para extraditar a la ‘exconsellera’ de Ensenyament, Clara Ponsatí

“La solicitud de ejecución de una orden de detención y entrega europea es un proceso de carácter eminentemente judicial. Las autoridades policiales británicas, que la reciben a través del llamado sistema SIRENE, llevan a cabo un control formal de admisión, encomendado a la National Crime Agency, antes de ordenar la detención y remitir la solicitud de entrega a las autoridades judiciales británicas», ha expresado en un comunicado el Gobierno español.Por ello, según el Gobierno, SIRENE ha transmitido a las autoridades policiales españolas que «es necesario aportar información complementaria» pero que al hacerlo, han aludido a una calificación como de petición ‘desproporcionada’, «expresión que en ningún momento había empleado la  National Crime Agency».

Según el comunicado del Gobierno, ya han informado del error a la embajada, de manera que la solicitud cursada «sigue pendiente de ser admitida» y que en este caso, y por medio de los procedimientos de cooperación judicial y policial previstos, «se están realizando las gestiones pertinentes para concretar y facilitar la información que sea precisa”.

El Reino Unido, a última hora de este miércoles, ha emitido un comunicado en el que aclara sus motivos para rechazar la orden, entre los que destaca la falta de información sobre el lugar y el momento en el que se habrían cometido los hechos y la relación de Ponsatí con los mismos. Igualmente, se ha disculpado por el malentendido generado con su anterior comunicación. 

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast