El presidente de Bankia y exconsejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, ha asegurado que ni él ni su mano derecha y actual CEO del banco nacionalizado, José
Sevilla, nunca supieron ni participaron en las supuestas escuchas encargadas por la entidad vasca. Es más, el escándalo por la supuesta relación del banco con el
excomisario
Villarejo para espiar a políticos, empresarios e incluso periodistas, le parece “una enorme sorpresa”.

Así lo ha expresado el ejecutivo durante la presentación anual de resultados de Bankia, pues Goirigolzarri trabajó más de treinta años en BBVA. Durante ese periodo, ocho los pasó como consejero delegado de la entidad, siendo el ‘número dos’ de Francisco
González, que ocupaba el puesto de presidente.




















Investigación

Ni una palabra sobre Francisco González





Justamente de González no ha querido hablar el actual presidente de Bankia, pese a que ha estado en el foco mediático durante las últimas semanas. “Nunca hablo de personas, ni para lo bueno ni para lo malo, y no voy a hacer una excepción”, ha dicho. Eso sí, el directivo está “absolutamente convencido” de que el equipo de BBVA está investigando la situación con la máxima diligencia posible.

“Todo lo que está saliendo en los medios representa una enorme sorpresa para nosotros, porque nunca supimos nada de ello. Ni conocimos ni participamos en nada de lo que se está recogiendo en los medios”, ha explicado Gorigolzarri, quien ha reconocido que el escándalo no es bueno para la reputación del sector.









Justicia

No emprenderá acciones legales contra BBVA





Respecto a si intuía que podía haber sido grabado, Goirigolzarri ha sido contundente: “Nunca he sospechado que nadie me estuviera grabando ni lo sospecho ahora”. Además, ha descartado emprender acciones legales contra la entidad con la información que tiene por el momento.

Coincide con el nuevo presidente de BBVA, Carlos
Torres, que consideró que de ser ciertas estas conductas serían “indudablemente muy graves, deplorables” y con el resto de colegas del sector en que este tipo de escándalos no son buenos para la imagen de la banca.


El que fuera presidente de BBVA, Francisco González, al que se le acusa de utilizar la firma de Villarejo para espionaje
El que fuera presidente de BBVA, Francisco González, al que se le acusa de utilizar la firma de Villarejo para espionaje
(Emilia Gutiérrez)

















Se acusa al BBVA de Francisco González de utilizar a la firma de Villarejo para tener acceso en tiempo real a las llamadas telefónicas que se cruzaron en plena operación de asalto al banco de los principales promotores de la maniobra, el entonces presidente de Sacyr, Luis
del
Rivero, el industrial Juan
Abelló y el jefe de la Oficina Económica de José
Luis
Rodríguez
Zapatero, Miguel
Sebastián.

También se le ha acusado de haber espiado a decenas de personas, empresas e incluso medios de comunicación que habrían tenido una participación secundaria en esa ofensiva. El presunto cerebro de la operación Tándem llegó a facilitar a directivos de BBVA el detalle de hasta 15.000 contactos telefónicos.




















All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast