“;ultimaHoraHtml += “

“;ultimaHoraHtml += “

” + json.title + “

“;if (json.lead !== “”) {ultimaHoraHtml += “

” + json.lead + “

“;}ultimaHoraHtml += “

“;
document.getElementById(“urgente”).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});







Publicado 30/01/2019 20:07:50CET

VIENA, 30 Ene. (DPA/EP) –

El ministro de Interior de Austria, Herbert Kickl, del ultraderechista Partido de la Libertad, ha sobrevivido este miércoles su sexta cuestión de confianza, planteada esta por sus vivas críticas al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

La última polémica en torno a Kickl estalló el la semana pasada cuando habló sobre sus esfuerzos para flexibilizar las normas comunitarias para la extradición de refugiados que hayan cometido crímenes, que actualmente solo permiten la expulsión en caso de crímenes graves.

Un periodista le recordó que un cambio normativo en este sentido podría entrar en conflicto con el TEDH, el ministro de Interior criticó sus “extrañas construcciones legales, algunas de las cuales son muy viejas y fueron creadas en otras circunstancias”. “Creo en el principio de que la ley debe seguir a la política, no la política a la ley”, añadió.

En respuesta, la oposición lanzó una cuestión de confianza que el polémico ministro ha superado gracias a que los diputados del Partido Popular, cabeza de Gobierno, y de su socio menor, el Partido de la Libertad, han cerrado filas en torno a él. “¿Acaso las víctimas no tienen Derechos Humanos?”, ha planteado su colega de partido, Johan Gudenus.

La líder socialdemócrata, Pamela Rendi-Wagner, y otros legisladores de la oposición austriaca han recordado que los derechos y libertades fundamentales reconocidos en Europa y defendidos por sus tribunales fueron una respuesta a las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial.

“La Convención Europea de Derechos Humanos fue un claro rechazo a la guerra, a la violencia y al fascismo y aún lo es”, ha afirmado la dirigente opositora. Para Alfred Noll, que ocupa un escaño por el partido izquierdista Ahora, “el ministro de Interior ha cometido un ataque bomba verbal contra el Estado de Derecho”.

Kickl ha sobrevivido a otras cinco cuestiones de confianza impulsadas por sus críticas a los medios de comunicación y los operativos policiales en la principal agencia de inteligencia de Austria.

El Partido de la Libertad propuso durante la campaña para las elecciones parlamentarias de 2017 revisar la pertenencia de Austria a la Convención Europea de Derechos Humanos.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, ha recalcado este miércoles que “todos los ministros deben respetar la Constitución y la agenda del Gobierno”.

En medio de esta bronca política, Kickl ha optado por no acudir al debate en el Parlamento. “He dedicado ese tiempo a discutir temas importantes con el ministro de Exteriores, Karin Kneissl, tales como ampliar las posibilidades de repatriación para los solicitantes de asilo sirios que hayan sido rechazados”, ha escrito en Facebook.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Internacional