El Girona FC ha llegado a Primera División con un fuerte golpe sobre la mesa. Después de ascender por primera vez a la máxima categoría, el equipo de Pablo Machín ha causado sensación durante la primera vuelta de Liga convirtiéndose en la revelación de la temporada.

Tras las primeras 19 jornadas, el Girona está décimo en la clasificación, con 26 puntos, a 3 de la Europa League y con un cómodo margen de 10 puntos sobre los puestos de descenso.

El conjunto rojiblanco vive unos meses de ensueño en los que ha logrado plantar cara a grandes del fútbol español como el Atlético de Madrid –contra el que debutó en Primera y dio el campanazo con un empate a 2–; o el Real Madrid, al que
derrotó 2-1 en Montilivi
durante las fiestas de Sant Narcís de la ciudad.




















El Girona se impuso al Real Madrid el 29 de octubre en Montilivi
El Girona se impuso al Real Madrid el 29 de octubre en Montilivi
(Pere Duran / NORD MEDIA)

La eficacia del equipo del ascenso





Con el ascenso a Primera, la plantilla del Girona se reconfiguró, el equipo tuvo bastantes salidas y entradas, algunas propiciadas por la alianza con el Manchester City (cuyo grupo empresarial adquirió el 44,3% de acciones en agosto), que ha cedido a futbolistas como Pablo Maffeo o Douglas Luiz. Sin embargo, uno de los rasgos más destacados del esquema de Machín es la elevada presencia de los jugadores que bordaron el ascenso el pasado 4 de junio. Un bloque en el que destacan Pere Pons, Granell, Aday, Borja y Portu; y que ha llegado a presentar hasta nueve ‘veteranos’ en el once inicial.







La apuesta ha funcionado para los rojiblancos, que a parte de la buena situación en la clasificación, demuestran un buen rendimiento tanto en casa (14 puntos) como a domicilio (12 puntos). Una regularidad que tendrán que mantener si quieren seguir soñando. De momento, el cierre de la primera fase ha sido perfecto. El sábado, el Girona se impuso a Las Palmas con un contundente 6-0 en un partido donde el dominio rojiblanco fue claro en el segundo tiempo.





















El Eibar como moraleja





Los números de este Girona recuerdan a los del Eibar en la temporada 2014/15. El debut de los guipuzcoanos fue también de traca. En la primera vuelta sumaron 27 puntos y se situaron octavos. Sin embargo, el conjunto no logró mantener el empuje y sólo sumó 8 puntos más hasta final de temporada. Acabaron decimoctavos y sólo se salvaron por el descenso administrativo del Elche.

El precedente vasco está muy presente en el imaginario del Girona. Pablo Machín lo comentó en la rueda de prensa previa al partido contra el Eibar que cerró el 2017. “Nos tenemos que ver reflejados: hay que ser precavidos y no lanzar las campanas al vuelo”, advirtió. Por su parte, los jugadores también lo tienen en mente como aliciente para seguir trabajando duro.


El estreno del Eibar en  Primera División (2014/15) sirve como moraleja para que el Girona no se confíe
El estreno del Eibar en Primera División (2014/15) sirve como moraleja para que el Girona no se confíe
(Juan Herrero / EFE)

42 puntos





La barrera de la permanencia en Primera División está en una media de 42 puntos. Éstos acostumbran a garantizar la salvación, aunque en las últimas temporadas ha habido equipos que han mantenido la categoría con 35. Pese a todo, el objetivo de Machín –desde principio de temporada– es llegar cuanto antes a esta cifra mágica. “Con los 42 puntos estaría satisfecho y lo firmaría ahora”, afirmó tras la victoria ante Las Palmas.


















Aún así, el técnico insistió en que lo importante es trabajar partido a partido. “Hay que disfrutar pero hay que poner cordura”, insistió. En este sentido, el equipo ya piensa en el próximo encuentro, el sábado ante el Atlético de Madrid en el flamante Wanda Metropolitano.


La fuerza de la afición





El Girona cuenta actualmente con algo más de 9.000 abonados, que corresponden a casi el 70% del aforo del Montilivi. Este notable volumen de socios –sumado a la fidelidad de los fans– ha propiciado que el estadio ronde los 10.500 espectadores por partido, una asistencia destacable dado el aforo de unas 13.300 localidades.

La última campaña de captación fue este verano, cuando el club alcanzó la cifra actual aprovechando el empuje del ascenso. Ante la avalancha de apoyos, el club lanzó este mes de diciembre el carnet de socio: un documento que ofrece ventajas a los hinchas por un precio que ronda entre los 10 y 50 euros. Además, permite entrar en la lista de espera para conseguir un asiento fijo en Montilivi.



















La primera vuelta del Girona ha sido para enmarcar. El equipo sigue haciendo historia y, aunque desde el club insisten en trabajar con la permanencia en mente, la afición puede permitirse soñar con algo más. Su papel en la segunda vuelta que ahora empieza determinará si la Primera División se convierte en unas vacaciones doradas o en su nuevo hogar.


Con los 42 puntos estaría satisfecho y lo firmaría ahora”





Consulta aquí el calendario del Girona en la Liga Santander




















All copyrights for this article are reserved to Deportes

Give a Comment