El Gobierno ha admitido este viernes que su propuesta de diálogo con Catalunya ha fracasado. Los independentistas han rechazado la fórmula planteada desde la Moncloa para poner en marcha de forma efectiva una mesa de partidos, según ha desvelado la vicepresidenta, Carmen Calvo, en rueda de prensa. ¿Quiere decir esto que se rompen las negociaciones para resolver el conflicto en Catalunya? No, por lo menos para el Ejecutivo, aunque el portazo de la Generalitat supone una estocada para Pedro Sánchez si no hay marcha atrás del independentismo. En principio se mantiene la negociación bilateral entre ambas administraciones, pero lo que queda en vía muerta es la mesa de formaciones políticas. ¿Cuándo rechazó el independentismo la propuesta? ¿Tiene que ver este anuncio del Ejecutivo con las enmiendas a la totalidad presentadas por ERC y el PDECat o con el malestar en el seno del PSOE?

Documento

Documento con la propuesta del Gobierno para propiciar el diálogo en Catalunya.

Propuesta del Gobierno para Catalunya

No hay respuestas. La vicepresidenta ha explicado que Gobierno y Generalitat han estado intercambiando documentos, pero que finalmente la Moncloa ha llegado a la conclusión de que es imposible avanzar si los independentistas se aferran a una condición que Sánchez no está dispuesto a conceder, el referéndum.  “No podemos dar muchas más vueltas sobre un referéndum de autodeterminación que es inaceptable. El Gobierno traza sus propias posibilidades, si de ahí no salimos, no podemos avanzar”, ha subrayado Calvo.

El documento hecho público por el Ejecutivo, que resume la oferta trasladada a la Generalitat, desvela que Sánchez había versionado una de las reivindicaciones independentistas: incluir a partidos catalanes que tengan reflejo estatal. Es decir, estarían las formaciones que tienen representación en el Parlament con sus fórmulas en el Congreso de los Diputados. Esto implica, por ejemplo, que no entraría el PNV pero sí los ‘comuns’ y Unidos Podemos o el PSC y el PSOE.

La propuesta del Gobierno también incluye otra reivindicación de los independentistas, la figura de “una persona encargada de facilitar los trabajos”, modo escogido para hacer referencia a la controvertida misión del mediador. Esta oferta propone que la constitución de la mesa y esa figura de coordinación debería quedar definida antes de acabar febrero.

¿Va a plantear Sánchez otra propuesta alternativa? No. “Este es el único documento que el Gobierno propone pero no ha sido aceptado por el campo independentista. Este Gobierno no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación”, ha repetido Calvo.

La vicepresidenta ha apelado a los partidos a apoyar los Presupuestos, que pasan su primer trámite la próxima semana.

Calvo no ha concretado cuándo recibió el rechazo de los independentistas y ha asegurado que el Gobierno siguió intentándolo hasta que comprobaron “que hay una situación que es imposible”.

El Gobierno sigue apelando al resto de partidos para que permitan tramitar los Presupuestos. Admite Calvo que si no salen adelante las Cuentas públicas “la legislatura se acorta”. 

All copyrights for this article are reserved to Portada