El Barça y Spotify han unido sus caminos. La plataforma de música online estará en todas partes. Sustituirá a Rakuten en el frontal de la camiseta del primer equipo masculino y a Stanley en la del femenino. No solo eso, sino que también reemplazará a Beko en la parte trasera de la camiseta de entrenamiento. Tres conceptos por los que hasta ahora percibía 68,5 millones (55 de Rakuten, 3,5 de Stanley y 10 de Beko). A partir de ahora, Spotify estará presente en las tres camisetas, además de poner apellido al estadio, que desde 1957 se llama Camp Nou a secas. La música se conoce, ahora falta saber la letra pequeña.

Mientras RAC-1 avanzó un pacto de 280 millones en tres años, a razón de 93,3 por temporada, EFE lo rebajaba a un máximo de 75 anuales. El club, que asegura que el acuerdo no está todavía firmado, espera anunciar en los próximos días los detalles de un contrato histórico que quedó eclipsado por el anuncio este martes del adiós de Ferran Reverter. Las diferencias sobre la letra pequeña del acuerdo habrían sido, precisamente, uno de los motivos que habrían acelerado la decisión del CEO del club de dejar un cargo que asumió hace menos de un año.

Evolución de los patrocinadores principales de la camiseta del Barça: Unicef, Qatar, Rakuten y Sportify

Bautismo de corta duración

Será la primera vez que el templo barcelonista se asocie a una marca comercial, como sucede en muchos estadios europeos y norteamericanos. En la NBA los Clippers han vendido a Intuit los llamados naming rights de su nuevo pabellón por 500 millones de dólares en 23 años. Crypto.com estaría dispuesto a desembolsar 700 para poner su nombre las dos próximas décadas al Staples Center, el hogar de los Lakers (y también de las Sparks de la WNBA).  

Laporta buscaba un contrato corto porque considera que las condiciones pueden mejorarse una vez se dejen atrás los efectos de la pandemia en la economía y el equipo remonte el vuelo en el terreno juego y sea aspirante a conquistar títulos. Los contratos de patrocinio de los estadios suelen ser de larga duración. No en este caso.

Curiosamente, si finalmente se cierra el pacto por tres temporadas a partir de 1 de julio, el Camp Nou Spotify solo existirá durante el periodo en que el recinto esté en obras, salvo que posteriormente se alargue la alianza. El acuerdo también deja entrever que el Barça seguirá jugando sus partido en el Estadi mientras se reforma en lugar de buscar una salida de un año a Montjuic. Un aspecto que estaba en el aire y que deberá aclararse en los próximos días.

La cúpula directiva de Spotify estuvo presente en el palco del Camp Nou para presenciar el partido entre el Barça y el Atlético de este domingo. Daniel Ek, director general de Spotify, ha conducido personalmente las negociaciones. Como gran aficionado al fútbol que es, ya trató en su día sin éxito de comprar el Arsenal. Ahora logrará que la empresa que fundó en 2006 y que cuenta con 400 millones de usuarios mensuales se convierta en el quinto patrocinador de la camiseta azulgrana después de Unicef, Qatar (primero Foundation y posteriormente Airways) y Rakuten, y el primero del Estadi. 

Primer gran acuerdo

Una vez se firme el contrato, la junta de Laporta habrá cerrado su primer gran contrato de patrocinio, una vía esencial para la reconstrucción económica del club. 

Noticias relacionadas

La entidad azulgrana llevaba más de un año, ya desde la etapa de Josep Maria Bartomeu, buscando un aliado comercial que reemplazara a Rakuten. Qatar estuvo seis años en la camiseta a cambio de 200 millones , mientras que la multinacional japonesa ha pagado 55 millones desde 2017. A la hora de buscar el patrocinador principal, el Barça había recibido varias ofertas del sector de las criptomonedas. Pero después de tener que cancelar el acuerdo con Ownix, empresa de NFT por la detención de su propietario por fraude millonario en criptomonedas, el club ha apostado por una empresa sin la sombra de sospecha que puede generar entre algunas personas este sector.

All copyrights for this article are reserved to Portada