No hubo partido. Ni tan siquiera final. No se habían jugado ni 10 minutos y el Barça dominaba con claridad sobre la Real Sociedad gracias a los tantos de Marta Torrejón (m. 5) y Alexia Putellas (m. 7). A partir de ahí, el pulso por la Supercopa de España se convirtió en un inacabable monólogo azulgrana dejando ya al término de los primeros 45 minutos un impactante marcador en Salamanca: 0-6. Acabado el encuentro, más duro fue aún para el conjunto donostiarra (1-10). Y el primer título de la temporada para las azulgranas. No ganaba un trofeo el Barcelona desde la Copa de la Reina (2018) cuando se impuso al Atlético (1-0). En El Helmántico aplastó a la Real.

Se le queda pequeña la Liga al Barça. Y se le quedó pequeña la Supercopa de España. Al equipo de Lluís Cortés, que se tomó la final tan en serio que podría haber recogido ya el trofeo en el descanso, le aguardan desafíos serios en Europa con la Liga de Campeones en el horizonte.

La fiesta de Marta y Alexia

La Real pagó tan enorme festival de juego y de goles del Barça, incapaz de hallar respuestas ante ese rival. Entre Marta Torrejón (m. 5 y m. 33) y Alexia Putellas (m. 7 y m. 44) sumaron cuatro de los seis goles de la primera mitad. Solo Oshoala (m. 35) y Caroline Graham (m. 37) osaron colarse en la fiesta que organizaron Marta y Alexia.

Pero no tenían bastante con el 0-6 del descanso. No se detuvieron en la segunda mitad. Y mucho menos Marta Torrejón, que aún tuvo tiempo para firmar dos goles más, mientras Oshoala rubricaba el 0-7 (m. 51), señal de que las azulgranas estaban deseosas de ampliar su ventaja. Luego llegó Marta (0-8, m. 56). Ni una hora de final se llevaba y el marcador era escandaloso. En El Helmántico salmantino, y ante 9.217 espectadores, se estaba viviendo una final única para el Barça.

Única para las azulgranas, pero tremendamente dolorosa para la Real, que no hallaba consuelo alguno. Ni siquiera en ese gol de Manu (1-8, m. 63) antes de que Candela Andújar quisiera participar de una goleada histórica con el 1-9 (m. 75). Aún faltaba, sin embargo, que Marta Torrejón completara una mañana de ensueño con su cuarto tanto, un póker. El décimo para el Barça (m. 78). Recoger y besar la Supercopa de España fue, en realidad, un acto protocolario para el conjunto de Lluís Cortés.

Hay finales que no se olvidan. Ni para el Barça, que recoge el primer título de la temporada, con la Liga encarrilada como tiene ya, ni tampoco para la Real Sociedad, que ni opción alguna de competir le dieron.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast