El Barça volvió a solventar con goleada un partido en un febrero pletórico. Dembélé, pese a partir desde el banquillo, fue el mejor del partido contra el Athletic, pues participó en tres de los cuatro goles. Así han jugado los azulgranas este domingo:

Ter Stegen: Espectador (6)

Tuvo la mejor localidad para ver la tercera goleada seguida del equipo. El Athletic apenas chutó dos veces a puerta y no fueron tiros complicados. Siempre viene bien sumar una portería a cero, pero para él este año especialmente.

Serio en tareas defensivas, en las que no pasó apuros, en fase ofensiva es valioso por su inteligencia. Sabe que debe medir sus incursiones por la banda y que puede ser más valioso combinando en el centro del campo como un interior más.

En la primera mitad las mejores ocasiones salieron de su cabeza. Dos cabeceos, el segundo de los cuales acabó en rechace y gol de Aubameyang. Atrás sufrió lo justo. Vio una amarilla por frenar a un rival que se le iba y arriesgó con la segunda en un forcejeo con Iñaki Williams. 

Sin mucho trabajo por la docilidad mostrada por los ‘leones’, salió vencedor de cada duelo que le plantearon. Menos protagonista que otras veces en el área rival, donde esta vez no hizo falta.

Le faltó precisión en algunos centros, pero sería injusto no señalar su mejoría respecto a la primera mitad de la temporada. Cumplió de sobras, más teniendo en cuenta que no juagaba en su banda natural.

Su trabajo en la medular no tiene precio. No para de correr mientras está en el campo, lo que ayuda a sus compañeros y desquicia a sus rivales. Vigoroso como siempre pese a su tamaño, volvió a ser sustituido tras ser amonestado.

Día cómodo para el capitán. Por una parte porque el rival apenas le presionó, y por otra porque sus escoltas, Gavi y Pedri, cogieron las riendas del partido, emancipados como están ya.

Un caño de tacón a Balenziaga sublimó otra noche sin mácula del canario. La acción, que culminó con un pase a largo para De Jong y con un gol, le valió la aclamación del estadio, pero lo hizo todo bien, desde no perder balones hasta manejar el tempo del partido.

Pese a que cada vez que recibía dos jugadores del Athletic se abalanzaban sobre él, firmó un par de cabalgadas arrolladoras, poderoso como es físicamente. Perdió protagonismo en la segunda mitad.

Aubameyang: Enrachado (7)

Ha caído de pie en el Barça. Sin hacer un partido espectacular, hizo lo más difícil: abrir la lata. Adivinó un rechace y, con un remate forzado, encarriló la consecución de los tres puntos. Pudo marcar otro de cabeza.

Ferran Torres: Gafado (5)

El extremo valenciano la pide, se ofrece, se desmarca… Participa en el partido, no se esconde, pero el gol se le sigue resistiendo. Un disparo en el interior del área debió acabar en gol. Cuando derribe el muro deberían caer más.

Sustituciones

Frenkie de Jong: Fresco (7)

Uno de los damnificados en el once de Xavi, aunque media hora le bastó para resarcirse de la suplencia. Le metió velocidad al partido, y participó decisivamente en uno de los goles.

Salió en el 67, silbado por parte del Camp Nou, pero quizá sea la última vez que escuche pitos. Enseguida marcó un gran gol con un latigazo tremendos, a los que sumó dos asistencias. Se ganó la amnistía que ya le había concedido Xavi.

El delantero neerlandés volvía a jugar después de su lesión y parece dispuesto a reivindicarse como goleador del equipo. El primer balón, un caramelito de Dembélé, lo envió a las mallas.

Noticias relacionadas

Luuk de Jong: Certero (s.c.)

Por unas semanas soñó con ser el delantero titular del Barça. Ahora ya se antoja un sueño imposible, pero está claro que es un recambio de garantías. Los demás saben que si centran balones habrá quien los remate. Salió en el 87 y el primero que pilló, lo cabeceó a la red.

El canterano azulgrana salió en el 87, lo que normalmente significa que hay poco que hacer. Sin embargo, le dio tiempo a celebrar dos goles, el de Luuk y el de Memphis. No todos entran en la rotación.

All copyrights for this article are reserved to Portada