El vuelo ET302 operado por un Boeing 737 de la compañía aérea Ethiopian Airlines se estrelló a primera hora de la mañana del domingo mientras cubría el trayecto entre la capital de Etiopía, Adís Abeba, y la de Kenia, Nairobi, con 149 pasajeros y ocho miembros de la tripulación a bordo. Las autoridades confirmaron la muerte de todos los ocupantes del aparato. La mayoría de las víctimas eran turistas y miembros de oenegés y de la ONU que se dirigían a la cuarta Asamblea de la ONU para el Medioambiente, que se inicia mañana en la capital keniana

Entre las víctimas figuran dos españoles, según anunció la aerolínea etíope en una rueda de prensa y confirmó después el Ministerio de Asuntos Exteriores. Aún se desconocen las identidades de los fallecidos.

Accidente aéreo en Etiopía vuelo ET302 de Ethiopian Airlines

Más de 30 naciones diferentes lloraban ayer la pérdida de sus compatriotas, la mayoría de ellos kenianos con un total de 32 víctimas. Además, también hay 18 fallecidos canadienses, nueve etíopes, ocho italianos, ocho chinos, ocho estadounidenses, siete británicos, otros siete franceses y seis egipcios.

Asimismo perdieron la vida cinco ciudadanos de Holanda, cuatro de India, cuatro de Eslovaquia, tres de Austria, tres de Suecia, tres de Rusia, dos de Marruecos, dos de Polonia, uno de Bélgica, uno de Noruega y cuatro viajeros con pasaporte de las Naciones Unidas.

“Nos sentimos profundamente tristes y expresamos nuestras más hondas condolencias” a las familias de las víctimas, subrayó el consejero delegado de la línea aérea, Tewolde Gebre Mariam, al precisar que las autoridades etíopes están en contacto con las embajadas de los fallecidos.

SEIS MINUTOS EN EL AIRE

Tewolde señaló que aún es muy pronto para determinar “las causas del accidente” del aparato, un Boeing 737 Max-8 nuevo adquirido en noviembre. El avión salió del aeropuerto internacional de Adís Abeba a las 08.38 hora local (05.38 GMT) y desapareció del radar a las 08.44 hora local (05.44 GMT), apenas seis minutos después del despegue.

El alto ejecutivo precisó que el piloto avisó a la torre de control de que tenía “dificultades” y pidió volver al aeropuerto de la capital etíope, para lo que recibió permiso. Las condiciones climatológicas eran buenas. Los equipos delimitaron la zona del siniestro, en los alrededores de Bishoftu, para ver si había alguna posibilidad de hallar supervivientes, cuya búsqueda se realizó sin éxito. 

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, transmitió en su cuenta oficial de Twitter “sus más profundas condolencias a las familias de aquellos que han perdido a sus seres queridos”. Posteriormente se dirigió al lugar de los hechos para dar su apoyo a las personas que se habían desplazado allí y prometió llevar a cabo una “investigación profunda y oportuna” de lo ocurrido.

Familiares de los pasajeros del avión /    EFE /EPA / Daniel Irungu

LA MAYOR AEROLÍNEA AFRICANA

En octubre del 2018, otro avión Boeing 737 Max-8 de la compañía Lion Air se hundió en el mar de Java doce minutos después de despegar de Yakarta, la capital de Indonesia, y se llevó la vida de 189 personas.

Ethiopian Airlines es la mayor aerolínea de África, con numerosos vuelos a destinos internacionales y dentro del propio continente, y con una muy buena reputación de seguridad aérea. El último accidente registrado de esta compañía sucedió el 25 de enero del 2010, cuando un Boeing 737-800 cayó en el mar Mediterráneo, poco después de haber iniciado su viaje desde Beirut a Adís Abeba, y provocó la muerte de 90 personas.

Familiares de los pasajeros del aviónl  AP Photo Mulugeta Ayene  

All copyrights for this article are reserved to Portada