Desde Las Palmas de Gran Canaria al mundo. Este sería un buen titular artístico para la española Cristina Ramos, quien en los últimos días ha vuelto a hacer algo inalcanzable para la mayoría de mortales: copar los titulares de la prensa internacional. Y es que esta intérprete de 39 años podría haber sido la reina de su carnaval pero ha enfocado su carrera hacia otro sector, el de los talent show, del que sí que ostenta una corona grande y brillante.

Tras participar y ganar la primera edición del programa Got Talent en España, en 2016, y ganar el pasado año el concurso de talentos La Voz, en México, la canaria participa ahora en una edición especial del America’s Got Talent junto a otros 49 concursantes. Un programa especial ideado por Simon Cowell, directivo británico de la compañía Sony, que ha querido reunir en una edición las mejores propuestas vistas por el Got Talent en todo el mundo. Una de ellas ha sido la de Cristina Ramos, que, con su interpretación del tema de Queen Bohemian Rhapsody, dejó boquiabierto al jurado y pasó a la final que se emitirá el próximo 14 de febrero.




















“Son una serie de tsunamis, a cual más fuerte”, confiesa La Ramos, como la conocen sus fans popularmente. Para ganar La Voz México –es la única extranjera que lo ha logrado– ya se aferró al tema The show must go on y ahora ha vuelto a recurrir a Queen para seducir al público americano. “Llegué a pensar que estaba haciendo un sacrilegio, pero me apetecía hacer esa fusión de ópera rock que ya mostré en España, y Freddie Mercury es un referente para mí”, confiesa la artista, que estuvo dos meses trabajando en la versión del tema.







A pesar de que es licenciada en canto por el conservatorio profesional de música de Las Palmas, también tiene estudios en canto moderno y se siente cómoda haciendo rock sinfónico. Su timidez había sido un obstáculo hasta ahora para intentar dar el gran salto en la música.


Cristina Ramos

La intérprete revela que se ha interesado antes Suiza que España como opción para ir a Eurovisión





“Con 17 años mi madre me obligó a ir a casa de mis primos porque montaban un grupo de verbena”, rememora. Si su progenitora le dio el primer empujón, el segundo vino de las manos de su pareja Iñigo, quien, sin que lo supiera, la apuntó a los casting para el Got Talent en España: “Se hizo pasar por mí y mandó vídeos al programa porque yo era reacia a este tipo de concursos”. Él también se presentó haciendo dueto con su padre pero fue Cristina quien se llevó el premio ganando el concurso.


















A pesar de la visibilidad de su victoria, la artista tuvo que buscarse la vida fuera de España ya que ninguna discográfica contactó con ella: “Es un secreto a voces que se ha apostado más por mí fuera, especialmente en Europa”, admite resignada. De hecho, será el sello Universal México el que editará su nuevo sencillo. Y otra prueba: “Suiza se ha interesado más por mí que España para ir a Eurovisión”. Lo estuvo a punto de lograr con el tema We can’t know. Su carácter luchador, no obstante, sigue dando frutos. ¿Una frase que siempre lleva consigo? “Que nadie te diga que no puedes hacer algo”. Lo dice una reina del show que ahora busca una nueva puerta abierta.


Cristina Ramos es finalista del talent americano
Cristina Ramos es finalista del talent americano
(Oficina Cristina Ramos)



















All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast