El Índice de Precios al Consumo (IPC) ha subido un 6,1% en enero respecto a 2021. Los españoles tienen menos poder adquisitivo y pagan más por hacer la compra. Por ello, es importante tener una estrategia de inversión y saber dónde meter esos ahorros para que, por lo menos, no pierdan valor.

Desde Allianz Global Investors lo tienen claro: «Ahorrar más e invertir antes» para brindar a su cartera la oportunidad de sacar partido del poder de capitalización. «En lugar de centrarse solo en la rentabilidad nominal de la inversión, debe tener en cuenta su rentabilidad real. Si la rentabilidad nominal de un bono es del 3%, pero la tasa de inflación es del 2%, la rentabilidad real es del 1%», comentan.

Los inversores españoles ven con preocupación la elevada inflación. El 65% afirma que ha modificado sus carteras para hacer frente a los riesgos potenciales, según el estudio de eToro ‘El pulso del inversor minorista’. Los más jóvenes son los más preocupados por la inflación y ocho de cada diez inversores de 18 a 34 años han reposicionado su portfolio. Estos cambios no implican una modificación de la cantidad de dinero invertida.

«Los minoristas españoles son conscientes de los riesgos que supone invertir y optan por el largo plazo, centrándose en aquellos sectores que más potencial tienen de cara al futuro», apunta Tali Salomon, directora regional de eToro para Iberia y Latinoamérica. La experta añade que «son cautos, a la vez que proactivos», en la composición de sus carteras, con una preferencia por empresas nacionales, «aunque cada vez muestran un mayor interés por los criptoactivos».

Salvaguardar ante la subida

Los expertos de Allianz advierten de que la inflación puede subir de repente, sin advertencias. A lo largo del tiempo, ha cogido desprevenidos a muchos inversores. «Siempre es buena idea mantener en cartera una asignación a activos con cobertura frente a la inflación».

Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G, explica que la historia indica que periodos inflacionistas son favorables para las bolsas, pero al lado de esos activos de riesgo, «nos gusta buscar cosas como el oro, que pueden funcionar en momentos de aversión al riesgo, pero también si la inflación fuera muy superior a la esperada» añade.

Para este experto, las acciones de compañías de calidad son una excelente alternativa para batir la inflación, «dado que los buenos negocios tienen la capacidad de trasladar subidas de costes a sus consumidores, teniendo unos beneficios muy estables a lo largo del ciclo». Pero matiza que ese tipo de acciones suelen estar «caras», porque los inversores pagan por esa calidad, aunque añade que en las últimas correcciones bursátiles, «ha surgido la oportunidad de comprarlas a precios atractivos con un horizonte temporal de medio plazo». También ve un nicho interesante en las materias primas, «en Estados Unidos, son las únicas que baten la inflación».

Johanna Kyrklund, directora de inversiones y jefa global de inversiones en multiactivos de Schroders, también se muestra positiva con las materias primas, ya que actúan como cobertura si la inflación aumenta más rápidamente de lo previsto. Creen que la energía y los metales industriales «tienen mejores perspectivas que la agricultura o los metales preciosos».

François Rimeu, estratega senior de La Française AM, explica que si la inflación es alta y a largo plazo «adoptaría una asignación de activos muy defensiva, con una alta porción de efectivo, bonos protegidos contra la inflación y bienes inmuebles». Pero si esta inflación es temporal o no demasiado alta y el crecimiento económico se mantiene bien, como es el caso ahora, entonces «me inclinaría por la renta variable en mi asignación». En cuanto a la asignación por sectores, «los cíclicos de valor serían la mejor opción para superar al mercado, en ese caso».

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Noticias relacionadas

Kyrklund señala que en este escenario es «importante» identificar a las empresas con poder de fijación de precios, «dado el riesgo que supone para sus márgenes el aumento de los costes de los inputs de producción y los salarios por la inflación«. Para la directiva, estas compañías estarán mejor posicionadas para capear el temporal. «La renta variable estadounidense sigue siendo uno de nuestros mercados preferidos dada la fortaleza de la recuperación», puntualiza.

Luc D’hooge, director senior de inversiones de Vontobel, explica que el crecimiento mundial sigue en curso, por lo que es un «momento oportuno» para que los inversores a largo plazo se inclinen por los bonos de los mercados emergentes: «Ofrecen una forma eficaz de aumentar el rendimiento y generar una rentabilidad global a lo largo del ciclo».

All copyrights for this article are reserved to Portada